Tips para mantener tu peso después de una dieta

Después de realizar una dieta, muchas personas se enfrentan a un efecto secundario indeseado conocido como “rebote”, que no es más que la recuperación del peso perdido, y un poco más, en ocasiones.

Este es el motivo por el que hay quienes se rehúsan a hacer dietas específicas para bajar de peso, pues, tras muchos intentos, los resultados no suelen ser los deseados.

Sin embargo, sí eres de l@s que sigue confiando en las dietas o quieres darles una nueva oportunidad, te presentamos una serie de consejos que puedes poner en práctica para evitar el efecto rebote y conseguir así mejores resultados.

Descubre también: ¿Adelgazar sin hacer dieta? Aquí te damos 10 consejos

Dí adiós a las dietas milagro

Si vas a seguir una dieta, procura que sea vigilada por un nutricionista y no acudas a las llamadas dietas milagrosas que solo propiciarán un adelgazamiento ilusiorio.

Las dietas milagrosas (la de la manzana, la piña, los caldos, los zumos, etc…) te harán perder agua corporal que tu cuerpo repondrá cuando vuelvas a tu alimentación normal.

Descubre también: ¿Dietas milagro? Cuidado con sus efectos negativos

Asume cambios de hábitos permanentes

Cuando elijas una dieta es importante que te asegures que el cambio de alimentación que vas a realizar no sea una propuesta por un término de tiempo corto, sino que sean hábitos equilibrados que puedas mantener.

Si haces dieta por un mes o dos meses y luego vuelves a los hábitos que siempre has tenido, el resultado va a ser que recuperarás fácilmente el peso perdido.

Combina dieta con ejercicio físico

El proceso de pérdida de peso incluye muchos factores y dentro de ellos está la actividad física.

Las dietas surten efecto duradero cuando se acompañan de actividad física de bajo o alto impacto. Basta con caminar para comprender que el gasto energético es necesario y real. También se puede constatar que el ejercicio físico produce en el cerebro la motivación para seguir con los buenos hábitos y mantener el peso.

Diario de comidas y diario de peso

Llevar un diario de comidas, en el que puedas anotar los alimentos que consumes, puede ser una buena estrategia para controlar la ingesta de calorías y macronutrientes, y revisar el balance de tu alimentación.

Además, puedes ir registrando tu porcentaje de grasa cada 15 días y ante cualquier aumento, incrementar los esfuerzos y tratar de retomar el control de tu alimentación.

Descubre también: Diario de comidas: una herramienta útil en dietas para adelgazar

Dieta de mantenimiento

Después de realizar una dieta, y más si ha sido estricta, es recomendable que implementes una dieta de mantenimiento que quizás no sea tan rígida como la anterior, pero que te ayude a mantener el peso que lograste alcanzar.

Te recomendamos, por ejemplo, la dieta mediterránea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *