Tips para fortalecer tus rodillas

Tips para fortalecer tus rodillas

Última actualización: 5 febrero, 2020

Las rodillas son articulaciones que soportan, junto con los tobillos, todo el peso de tu cuerpo y por ende están expuestas a un continuo desgaste que puede redundar en una disminución de sus principales funciones.

La mayoría de las personas no reparan en la importancia de las rodillas hasta que aparecen molestias que pueden afectar la calidad de vida y la realización de actividades diarias.

Aunque suelen aparecer con mayor frecuencia en la edad madura, los dolores de rodilla son cada vez más comunes entre jóvenes como consecuencia de diferentes factores, dentro de los que destacan accidentes, exceso de peso, debilidad muscular y posturas inadecuadas.

Descubre también: Gota: todo sobre este tipo de artritis dolorosa

Consejos para fortalecer tus rodillas

Mantén un peso adecuado

El sobrepeso es una de las principales causas por las que aparecen los dolores en las rodillas y otras articulaciones. Cada kilo de más puede contribuir a una mayor presión en esta zona de tu cuerpo.

Realizar ejercicio con regularidad

Si eres una persona sedentaria y no practicas ningún ejercicio o deporte, ya eres más propenso a sufrir dolores o molestias en las rodillas.

Es importante que realices al menos 30 minutos de actividad física al día, sin embargo no debes olvidar efectuar un calentamiento adecuado, no realizar sobresfuerzos, utilizar un calzado adecuado para hacer ejercicio y realizar estiramiento cuando hayas terminado.

Descubre también: Rabdomiólisis: el lado oscuro del ejercicio desmedido

Fortalece tus músculos

Desarrollar músculos fuertes alrededor de tus articulaciones puede reducir notablemente el impacto sobre las mismas y prevenir dolencias.

En el caso de tus rodillas, prueba con ejercicios focalizados en los cuádriceps, los isquiotibiales y los abductores y aductores de cadera

Utiliza un calzado adecuado

El uso de zapatos como tacones o plataformas muy altas, zapatos duros o que no se adapten adecuadamente a tu pie, también puede ser un desencadenante de malestar en tus rodillas.

Cuida tu alimentación

La alimentación es clave para mantener unas articulaciones fuertes y sanas, por eso es importante que siempre privilegies los alimentos naturales y frescos, y que evites al máximo los procesados, los embutidos y las grasas dañinas.

Lleva una dieta antiinflamatoria y rica en antioxidantes puede serte de mucha ayuda.

Escucha a tu cuerpo

Mantente alerta a cualquier señal de dolor o molestia que aparezca en tus rodillas. Ante cualquier síntoma es importante que reflexiones sobre tus hábitos y corrijas cualquier error que pueda estar propiciando las dolencias.

Si el dolor persiste, acude a tu médico para que pueda descartar cualquier enfermedad subyacente.

Descubre también: Omega 3: ¿qué es y para qué sirve?