¿Si te saltas el desayuno, engordarás?

Hasta hace algún tiempo se creía y se decía por todas partes que el desayuno es la comida más importante del día y que por consiguiente resulta un gran error saltárselo.

Quienes defendían esta teoría aseguraban que el desayuno era clave para acelerar el metabolismo, suministrar energía para todo el día y promover la pérdida de peso.

Y por esta razón, se pensaba que con el hecho de no desayunar haríamos que nuestro metabolismo se volviera más lento y menos eficiente en quema de calorías.

Sin embargo, más recientemente y con el gran auge que ha tenido el llamado “ayuno intermitente”, diferentes expertos y estudios han demostrado que saltarse el desayuno no es malo y que de hecho puede tener muchos beneficios, cuando el ayuno está bien dirigido e implementado.

Descubre también: Vinagre de manzana para adelgazar: ¿verdad o mito?

Vamos por partes:

No hay comidas más importantes

Todas las comidas que hagas durante tu día (bien sean dos, tres, cuatro o cinco) son igual de importantes y todas deben estar basadas en el balance nutricional que tu cuerpo necesita.

Ninguna comida te adelgazará ni engordará

Al final del día, lo que que suma es el conjunto de todas las comidas y la cantidad y calidad de macronutrientes que ingeriste.

Desde que tus hábitos alimenticios sean balanceados de acuerdo con tus necesidades nutricionales, tu condición de salud y tu gasto energético, podrás controlar tu peso en concordancia con tus metas.

El metabolismo no se acelera cuando comes más veces

Esta creencia está basada en el hecho de que comer implica un gasto de energía para tu cuerpo debido al efecto termogénico de los alimentos, es decir las calorías que tu cuerpo quema al momento de digerir los alimentos.

Sin embargo, se ha comprobado que el efecto termogénico está determinado por la cantidad de alimentos que ingieres en tu día y no por la cantidad de veces que comes.

Come cuando tengas hambre

Todo lo anterior se resume a una recomendación muy simple: tu cuerpo es sabio, aprende a escucharlo, identifica sus señales y come cuando realmente tengas hambre, y sobre todo prefiere siempre la comida real.

Descubre también: ¿Te estás excediendo con las calorías líquidas? Descúbrelo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *