Principios claves de la “alimentación limpia”

La alimentación limpia o “clean eating” es una tendencia popular de dieta que consiste en privilegiar el consumo de alimentos naturales y excluir la comida procesada, envasada y refinada.

Esto con el objetivo, no solo de mantener un peso corporal ideal, sino de mejorar la salud en general y la calidad de vida.

Precisamente el término “limpia” le fue acuñado a este tipo de alimentación porque dentro de sus principios fundamentales está el eliminar toda esa comida “basura” que es tan común y perjudicial.

Descubre también: ¿Qué es glutamato monosódico y por qué debes evitarlo?

Principios de la alimentación limpia

A continuación te presentamos las principales características de este tipo de alimentación:

Más alimentos de verdad o reales: Esto quiere decir más comida orgánica y menos comida procesada llena de químicos.

Más comida en casa: Prefiere siempre preparar tu comida en casa, con ingredientes saludables y en proporciones adecuadas.

Más frutas y verduras: Son un gran aporte de vitaminas y minerales, y si son orgánicas mucho mejor.

Más snacks saludables: Basta de las papas de paquete, los dulces o los pastelitos. Lleva siempre contigo opciones de merienda saludable como frutos secos, pudding de chía, yogur griego y fruta.

Más actividad física y menos estrés: acompaña siempre tu alimentación con una rutina diaria de al menos 30 minutos de actividad física.

Menos sal y azúcar: tanto una como la otra tiene efectos adversos sobre la salud, sobre todo si superas la ingesta diaria recomendada.

Descubre también: Azúcar: peligros y recomendaciones para reducir su consumo

Cuidado con los extremos

Existen promotores de la alimentación limpia que sugieren eliminar por completo los lácteos, los carbohidratos y el gluten.

Aunque es posible hacerlo, debes procurar reemplazar con otros alimentos el aporte nutricional que estos te daban.

Por ejemplo, si eliminas los lácteos, debes encontrar un sustituto que te aporte el calcio que tus huesos necesitan para mantenerse fuertes.

Si eliminas los carbohidratos, debes buscar otra fuente de energía para tu día a día.

Y diversos estudios indican que eliminar el gluten (sin ser celíaco o intolerante) puede resultar contraproducente.

Para llevar realmente una alimentación limpia, no debes eliminar ningún alimento en particular, pero si reducir el consumo de aquellos que estén contaminados por químicos y aditivos peligrosos para tu salud.

Descubre también: ¿Por qué debes evitar el consumo de carnes procesadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *