Principios claves de la “alimentación limpia”

alimentación limpia

La alimentación limpia o “clean eating” es una tendencia popular de dieta que consiste en privilegiar el consumo de alimentos naturales y excluir la comida procesada, envasada y refinada.

Esto con el objetivo, no solo de mantener un peso corporal ideal, sino de mejorar la salud en general y la calidad de vida.

Precisamente el término “limpia” le fue acuñado a este tipo de alimentación porque dentro de sus principios fundamentales está el eliminar toda esa comida “basura” que es tan común y perjudicial.

Descubre también: ¿Qué es glutamato monosódico y por qué debes evitarlo?

Principios de la alimentación limpia

A continuación te presentamos las principales características de este tipo de alimentación:

Más alimentos de verdad o reales: Esto quiere decir más comida orgánica y menos comida procesada llena de químicos.

Más comida en casa: Prefiere siempre preparar tu comida en casa, con ingredientes saludables y en proporciones adecuadas.

Más frutas y verduras: Son un gran aporte de vitaminas y minerales, y si son orgánicas mucho mejor.

Más snacks saludables: Basta de las papas de paquete, los dulces o los pastelitos. Lleva siempre contigo opciones de merienda saludable como frutos secos, pudding de chía, bastones de verdura y fruta.

Más actividad física y menos estrés: acompaña siempre tu alimentación con una rutina diaria de al menos 30 minutos de actividad física.

Menos sal y azúcar: tanto una como la otra tiene efectos adversos sobre la salud, sobre todo si superas la ingesta diaria recomendada.

Descubre también: Azúcar: peligros y recomendaciones para reducir su consumo

Cuidado con los extremos

Existen algunos promotores de la “alimentación limpia” que proponen eliminar por completo los lácteos, los granos, los carbohidratos e incluso optar por una dieta basada en alimentos 100 % crudos.

Sin embargo, debes tener el cuenta que entre más restrictiva sea tu dieta, menos saludable y sostenible en el tiempo va a resultar.

Por ello es importante que antes de hacer cambios en tus hábitos alimenticios, guiándote por lo que lees en internet o en redes sociales, consultes a un nutricionista para que analice adecuadamente tus requerimientos y objetivos.

Descubre también: ¿Por qué debes evitar el consumo de carnes procesadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *