¿Por qué debes evitar el consumo de carnes procesadas?

carnes procesadas

Las carnes procesadas son consideradas como alimentos cancerígenos, de acuerdo con evidencia estudiada y comprobada por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, IARC.

Específicamente se determinó que el consumo excesivo de este tipo de carnes se convierte en un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de padecer cáncer colorrectal en un 18%.

De hecho la IARC ha clasificado a las carnes procesadas como un problema de salud pública debido a la gran cantidad de personas que las consumen y a su gran incidencia en el cáncer.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos analizaron más de 800 estudios que abordaron el vinculo entre una docena de tipos de cáncer con el consumo de carnes procesadas en diferentes países con dietas variadas.

Descubre también: Científicos desvelan la relación entre vitamina D y cáncer

salchichón

¿Qué son las carnes procesadas?

La Organización Mundial de la Salud, OMS, define la carne procesada como aquella que “se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación”. Este tipo de carnes suelen contener carne de cerdo y de res, y en menor medida aves y menudencias.

Ejemplos de carnes procesadas

  • Salchicas
  • Tocineta
  • Jamón
  • Hamburguesas
  • Fiambres
  • Chorizo
  • Longaniza

¿Por que es dañina la carne procesada?

Durante el procesamiento de la carne se forman sustancia químicas nocivas para la salud, dentro de los que se destacan el N-nitroso, un compuesto cancerígeno y los hidrocarburos aromáticos policíclicos, los cuales están presentes en el petróleo y los depósitos de alquitrán.

Descubre también: Consejos prácticos para una alimentación saludable

#OjoAlDato

  • Cerca de 34.000 muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada.
  • La carne procesada fue clasificada en el Grupo 1 de sustancias peligrosas para la salud, en el que también se encuentra el tabaco, las bebidas alcohólicas o el plutonio.

Descubre también: Proteína animal o vegetal: ¿cuáles son las diferencias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *