¿Cómo preparar una tabla de quesos perfecta e irresistible?

¿Cómo preparar una tabla de quesos perfecta e irresistible?

Última actualización: 15 diciembre, 2020

Las tablas de quesos son opciones muy populares, convenientes y sencillas de aperitivos para atender a tus invitados en casa durante las festividades y, aunque en la actualidad las puedes comprar ya listas para servir y consumir, lo cierto es que al prepararlas en casa puedes crear un resultado más saludable y con tu toque personal.

La mayoría de las personas aman, o al menos agradecen, probar un buen queso, así que este aperitivo también es una opción más o menos segura para dejar una buena impresión y por supuesto pasar un buen rato entre amigos o familiares.

Aunque lo fundamental al momento de crear una buena tabla de quesos es precisamente invertir en este materia prima, hay otros aspectos que debes tener en cuenta, de los cuales hablaremos a continuación:

1. Elige al menos 4 variedades de queso

diferentes quesos en mesa

Una tabla de quesos no es tabla de quesos sin variedad, así que procura escoger al menos 4 variedades de queso para dar a los comensales la oportunidad de experimentar sabores diferentes, pero ¡ojo! tampoco te excedas, ten presente que generalmente una tabla de quesos es un pasabocas y no una comida principal.

Al momento de elegir los quesos puedes guiarte por tu gusto personal, sin embargo aquí te dejamos algunas opciones de diferentes variedades:

  • Queso blando:  Brie, Feta, Cabra, Mozarella.
  • Queso azul: Gorgonzola, Roquefort, Stilton.
  • Queso añejo: Cheddar envejecido, Comté, Gruyere, Gouda.
  • Queso duro: Manchego, Parmigiano-Reggiano, Edam.

Asegúrate de incluir al menos un queso de vaca más familiar por si alguno de los invitados prefiere los sabores más convencionales.

Descubre también: Tips para preparar una cena navideña más saludable

2. Elige la superficie para servir

tabla de madera

Las tablas de queso normalmente se arman sobre superficies de madera que pueden ser cuadradas, rectangulares o redondas, sin embargo si no cuentas con una de estas opciones, ¡no te preocupes! Puedes utilizar cualquier plato grande, tabla para cortar, bandeja para horno o superficie plana que tengas en tu cocina.

3. Elige los acompañamientos

tabla de quesos decorada

Los quesos contrastan muy bien con el sabor dulce de frutas como uvas, frambuesas, cerezas y arándanos. Escoge al menos 2 opciones y distribúyelas en la mesa. También puedes poner pequeños recipientes con mermeladas caseras para acompañar los quesos.

Las tablas de quesos también se suelen acompañar con un ingrediente salado como las carnes curadas (prosciutto, salami…), sin embargo puedes experimentar con frutos secos como nueces, almendras, marañones y pistachos.

Otras opciones de acompañamiento son las aceitunas, los pimientos asados, los encurtidos, las cebollas caramelizadas y las mostazas picantes. ¡Para todos los gustos!

Eso sí, procura elegir acompañamiento sutiles que agraden a la mayoría, pero ten presente que los quesos deben ser siempre los protagonistas.

4. Elige una o varias bebidas

tabla de quesos con vino

Seguramente el vino tinto es la primera opción de bebida que se viene a tu cabeza cuando piensas en una tabla de quesos y efectivamente es una gran elección, sin embargo también puedes ofrecer otras alternativas como la sidra, el vino blanco o el agua mineral.

Descubre también: Tips para mantener una dieta saludable en Navidad

5. ¡Momento de servir!

tabla de quesos con uvas

1. Asegúrate de sacar los quesos del refrigerador por lo menos 1 hora antes de servir (30 minutos si hace mucho calor), así evitarás que el frío interfiera con el sabor. Una vez los hayas servido tápalos para evitar que se resequen.

2. Si vas a ofrecer algún queso de olor muy fuerte (generalmente los más envejecidos), procura ubicarlo en un plato diferente.

3. Al momento de cortar los quesos no tienes que ser tan estrict@ y puedes seguir tu intención, sin embargo de manera general te damos algunos consejos:

  • Los quesos cilíndricos los puedes cortar en rodajas
  • Los quesos redondos pequeños los puedes cortar como si se tratara de una tarta, en porciones triangulares gruesas desde el centro hasta el borde.
  • Los quesos redondos grandes también puedes cortarlos en porciones triangulares desde el centro hasta el borde, pero esta vez más delgadas.
  • Los quesos muy blandos o untables puedes ubicarlos en pequeños recipientes.
  • Los queso muy madurados deben ir en cortes muy finos.
  • Los quesos cuadrados se pueden cortar en porciones rectangulares o triangulares.

4. Si es posible, evita que los quesos de distinta variedad se toquen entre sí. Así evitarás que los sabores se mezclen.

5. Ubica los quesos según su intensidad, de los más suaves a los más fuertes.

6. Ubica en la mesa un cuchillo diferente para cada tipo de queso.

Un plus

Crea pequeños cartelitos o etiquetas con los nombres de cada tipo de queso, así tus comensales disfrutarán aprendiendo y no tendrás que repetir la misma información una y otra vez durante toda la noche.

Descubre también: Natilla saludable para disfrutar en Navidad