4 errores comunes que conducen al “efecto rebote”

Como efecto rebote se conoce a la situación en la que una persona recupera parte o el total de su peso perdido tras finalizar una dieta, lo que suele ocasionar una serie de consecuencias emocionales que pasan por la frustración, la depresión y los trastornos alimenticios.

Reto Abdomen Plano
Reto Abdomen Plano

Esta situación es más común de lo que crees, sobre todo en personas que han decidido seguir una dieta sin la adecuada información y orientación profesional.

Sin embargo, el efecto rebote no es una consecuencia obligatoria e inevitable. Lo puedes evitar siguiendo un plan responsable de adelgazamiento y evitando los errores más comunes que conducen a esta situación.

Descubre también: ¿Estás siguiendo la dieta adecuada?

A continuación te contamos cuáles son esos errores:

1. Hiciste una dieta muy restrictiva

Cuando una dieta es demasiado restrictiva y desbalanceada puede propiciar diferentes problemas en tu metabolismo y alterar las hormonas encargadas de regular el apetito y la saciedad.

Además, en este tipo de dietas sueles perder principalmente peso en agua, el cual recuperarás una vez retomes tu alimentación normal.

2. No cambiaste tus hábitos

Cuando haces una dieta que tiene un principio y un fin sin adoptar hábitos sostenibles a largo plazo, es normal que retomes tu viejo estilo de vida y que como consecuencia vuelvas a recuperar el peso perdido.

Además, si tu dieta se basó en restricciones poco realistas, es común que una vez salgas de allí aparezca la sensación de recompensa, los atracones y los antojos excesivos.

3. Descuidaste tu masa muscular

Es normal perder algo de músculo cuando se está en una restricción calórica para adelgazar, sin embargo el porcentaje de masa muscular comprometida dependerá del tipo de dieta, el nivel de restricción y el tiempo dedicado al entrenamiento de fuerza.

Recuerda que el músculo es un tejido metabólicamente activo, por lo que te ayudará a quemar más calorías aún cuando estás en reposo. Así que si has perdido mucha masa muscular te será más difícil mantener una quema eficiente de calorías una vez finalices tu dieta.

4. Llevas una vida sedentaria

Si acabaste una dieta muy restrictiva, aumentaste tu consumo de calorías diario y permaneces muy sedentario durante el día, es normal que recuperes algo del peso perdido.

Recuerda que el ejercicio y el nivel de actividad que mantengas en tus actividades cotidianas, puede ayudarte a incrementar el gasto energético y a mantener un peso estable.

Descubre también: ¿Debes contar calorías para perder grasa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *