Ajo: propiedades y beneficios para tu salud

ajo para que sirve

El ajo es una de esas maravillas naturales cuyos beneficios para la salud son variados y ampliamente demostrados. Se trata de un alimento tradicional que desde tiempos remotos ha sido usado en la medicina alternativa.

El ajo, además, es un ingrediente culinario utilizado desde hace miles de años, con registros en China, India, Oriente medio y también en Egipto. Su particular sabor y su potente olor lo convierten en el condimento ideal para acompañar cientos de preparaciones.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen, se cree que este alimento nació en Asia y luego fue llevado a Europa.

Ya los humanos de la antigüedad lo reconocían por sus propiedades para mejorar el rendimiento físico y para curar heridas.

Descubre también: Cúrcuma: propiedades y beneficios de esta especia milenaria

Beneficios del ajo

Mejora el estado del sistema circulatorio

El ajo elimina los cúmulos de grasa que se encuentran en la sangre, la limpia de impurezas y tiende a diluirla (cuando la sangre está muy densa). Al mejorar la circulación, mejora la oxigenación y el estado de ánimo.

Además, al mejorar el flujo sanguíneo, el ajo también contribuye a reducir los niveles de la presión arterial.

El proceso que produce de eliminar las placas de grasa de las arterias y de los órganos como el corazón y el hígado, reduce la probabilidad de sufrir arteriosclerosis, colesterol alto, infartos y derrames cerebrales.

Antibacterial

El ajo es muy popular porque se utiliza contra las infecciones bacterianas. Es un ingrediente presente en la mayoría de remedios naturales para tratar heridas por accidentes o lesiones,  gripes y resfriados.

También actúa de manera eficaz sobre los virus, los hongos y los parásitos. En el caso de los parásitos intestinales puede ser utilizado incluso en los niños, junto con otras hierbas. Además no tiene efectos secundarios como diarreas o pérdida de flora intestinal.

Salud bucodental

Se aplica directamente cuando hay una pieza dental que genera dolor, para calmarlo temporalmente. Además funciona como antiséptico, mejora los estados de gingivitis y previene la formación de caries.

Como si fuera poco, el ajo ayuda a estimular la secreción salival, uno de los primeros y más fundamentales pasos para una buen digestión de los alimentos.

Antioxidante

El ajo ha demostrado reducir el tamaño de tumores, combate los radicales libres y también se le asocia con la prevención del alzheimer porque contribuye a que las células cerebrales no se deterioren.

Fortalece el sistema inmunológico con la mejora de la calidad de la sangre y los nutrientes que contiene.

Mejora la salud de la piel

Su capacidad antioxidante también se refleja en que contribuye a reducir el envejecimiento prematuro. Se utiliza para tratar hongos y manchas en la piel.

Descubre también: Remedios naturales para los hongos en las uñas de los pies

Propiedades nutricionales

El ajo es rico en vitamina C, selenio, manganeso, fósforo, calcio, potasio y cobre, también vitaminas del complejo B.

Además es rico en antioxidantes, fibra y aceites, y bajo en calorías.

Su potente sabor puede ayudarte a reducir la cantidad de sal que agregas a tus preparaciones. El ajo es muy versátil en el uso culinario.

Descubre también: ¿Cómo afecta el exceso de sal tu salud?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *