Rabdomiólisis: el lado oscuro del ejercicio desmedido

Rabdomiólisis es una condición desconocida que se constituye en uno de los mayores peligros del sobresfuerzo, que es la desintegración o la rotura de las fibras que componen los músculos debido a un ejercicio desmedido. También se conoce como rabdomiólisis de esfuerzo.

Las roturas musculares son frecuentes, pero en una medida micro, es decir micro roturas, las cuales se regeneran sin mayor complicación a través de la alimentación adecuada, el descanso y el tiempo.

Sin embargo, cuando se presenta la Rabdomiólisis de esfuerzo las roturas en los músculos son mayores y nuestro estado de salud se ve comprometido debido a la liberación de la proteína llamada mioglobina que puede generar daño en las células renales.

Descubre también: Sobrecarga muscular: ¿qué es y cómo evitarla?

Causas comunes

  • Realizar esfuerzos físicos importantes, por ejemplo: levantar más peso del conveniente, correr una maratón o excederse en el gimnasio.
  • Ser una persona sedentaria y empezar a realizar ejercicios de alto impacto, sin acondicionamiento previo.
  • Entrar en estado de deshidratación durante la actividad física.
  • Exponerse a altas temperaturas.

Consecuencias

Cuando se presenta un caso de Rabdomiólisis, se da la rotura de las fibras musculares, liberando algunos compuestos como potasio, magnesio, fosfatos y una sustancia llamada mioglobina.

Al pasar al torrente sanguíneo, los riñones deben filtrar estas sustancias, y en el caso de la mioglobina, en ocasiones no pueden hacerle frente y se puede presentar un fallo renal.

Si no es tratado a tiempo, el fallo pasa a ser multiorgánico y las consecuencias muy graves, incluso la muerte.

Descubre también: Osteoporosis: 7 cosas que debes saber

Síntomas de rabdomiólisis

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor y rigidez muscular
  • Hinchazón de la zona afectada
  • Calambres
  • Vómitos y náuseas
  • Fiebre y convulsiones
  • Orina oscura

Tratamiento y prevención

En caso de sospechar de un caso de Rabdomiólisis la ruta más segura es acudir a un centro médico, donde mediante una prueba de sangre se confirmará la presencia de mioglobina en el torrente sanguíneo y se aplicarán electrolitos para ayudar en la eliminación de las sustancias.

Para prevenir esta dolencia es importante que inicies la actividad física con suficiente hidratación, realizar calentamiento y si estás iniciando en el ejercicio, lo mejor será buscar ayuda de un entrenador para aprender poco a poco las técnicas adecuadas.

Descubre también: Rutina de calentamiento para antes de entrenar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *