6 ingredientes que deberías evitar al comprar alimentos

Un consumo responsable implica ser consciente de la composición de los productos y alimentos, para así tomar decisiones más informadas. Sin embargo hay muchos términos en las etiquetas nutricionales que suelen generar confusión o pasar desapercibidos.

A continuación te presentamos 6 de los ingredientes más comunes que deberías evitar al momento de decidir tu compra.

1. Jarabe de maíz alto en fructosa – JMAF

Este es un edulcorante común en los refrescos y bebidas con sabor a fruta. Muchas personas creen que es una mejor alternativa al azúcar de mesa, pero lo cierto es que es muy similar en términos químicos.

Su consumo ha sido relacionado con un mayor riesgo de obesidad, diabetes e hipertensión, entre muchas otras condiciones de salud.

2. Grasas trans (aceite hidrogenado o aceite parcialmente hidrogenado)

Este tipo de grasas se forman a partir de un proceso llamado hidrogenación en el que los aceites líquidos se convierten en sólido con el propósito de alargar la vida de los alimentos y mejorar su textura. 

Se ha demostrado que inciden directamente en el aumento del colesterol malo y de los triglicéridos en la sangre, y esto a su vez, incrementa el riesgo de padecer diferentes tipos de cardiopatías.

3. Glutamato monosódico – MSG (y otros saborizantes)

Es uno de los aditivos más populares en todo el mundo y se usa para potenciar el sabor de los alimentos procesados industrialmente.
Se puede encontrar en sopas envasadas, alimentos enlatados, carnes procesadas, productos congelados y en las famosas papas de paquete.

Dentro de los efectos adversos que se han reportado sobre su consumo se encuentran: dolor de cabeza, aceleración del ritmo cardíaco, náuseas y debilidad. También se le ha relacionado desordenes neurológicos.

4. Azúcar

El azúcar añadido es una de las sustancias más adictivas y consumidas alrededor del mundo, y también representa grandes riesgos para tu salud.

Otros nombres con los que puede aparecer el azúcar en las etiquetas nutricionales son: sacarosa, maltosa, dextrosa, glucosa, galactosa, melasa, jugo de caña, entre muchas otras.

Descubre también: Enfermedades y efectos nocivos del azúcar en tu salud

5. Colorantes y conservantes

Los colores artificiales son muy comunes en los productos de la actualidad y sobre todo en los que están dirigidos a los niños. Muchos de estos aditivos están relacionados con un mayor hiperactividad, déficit de atención y alergias. Suelen aparecer de la siguiente manera: amarillo 5, caramelo, rojo 3, azul 2.

Muchos conservantes, por su parte, podrían ser tóxicos y algunos (como los nitratos) han estado relacionados con un mayor riesgo de cáncer cuando se consumen en grandes cantidades.

6. Aspartame y otros edulcorantes artificiales

El consumo de edulcorantes artificiales (aunque sean bajos o libres de calorías) están relacionados con una mayor sensación de hambre y por ende con un aumento de peso.

Además, algunos estudios han demostrado que este tipo de sustancias alteran la microbiota intestinal. La mejor opción es stevia pura.

Descubre también: 5 tips para leer la lista de ingredientes de un producto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *