Alimentación para optimizar tu rendimiento deportivo

alimentación deporte

La alimentación del deportista tiene requerimientos diferentes a la de quienes no practican actividad física o lo hacen con poca frecuencia.

Reto Abdomen Plano
Reto Abdomen Plano

El esfuerzo requerido, la demanda de energía y la eliminación de líquidos mientras se realiza ejercicio deben ser tomadas en cuenta cuando se toman decisiones sobre la alimentación adecuada.

Descubre también: Riesgos de perder mucho peso en poco tiempo

Relación de la alimentación con el deporte

Los requerimientos nutricionales están relacionados con el tipo de actividad deportiva que se realiza.

Por ejemplo, el ciclista, el nadador o el futbolista profesional tendrán una quema de calorías más alta que el que practica baloncesto una o dos veces a la semana.

Cuando se elige una dieta con fines complementarios al deporte se debe pensar en el fin que se desea conseguir, bien sea pérdida de peso, aumento de masa muscular, tonificar o energizar el organismo, entre otros.

Descubre también: Cardio: ¿antes o después de entrenar?

Consejos básicos para todo deportista

Sin importar cuál es el objetivo que perseguimos al practicar un deporte podemos implementar algunas bases para la alimentación.

A continuación te damos algunas recomendaciones:

  • Desayuna alimentos frescos, ricos en carbohidratos y acompañados de frutas dulces que proveerán de energía necesaria para empezar el día.
  • Elige alimentos completos como la avena y el pan integral, que proveen carbohidratos, proteínas de origen vegetal y fibra.
  • Si prefieres las proteínas de origen animal, opta por el huevo cocido, leche deslactosada, y queso o yogurt bajo en grasa.
  • Los zumos verdes son una buena opción para energizar.
  • Aumenta el consumo de legumbres como lentejas, habas, frijoles negros y garbanzos que son altos en proteínas que son necesarias para construir tejidos.
  • Amplia el consumo de alimentos verdes como las espinacas, lechugas, kale, algas verdes, habichuelas, repollo y apio que son ricos en calcio, vitamina C y promueven la producción de vitamina A.
  • Aumentar el consumo de frutos secos y semillas como las pipas de girasol, el maní, las almendras, las castañas, pacanas y piñones, por ser fuente rica de magnesio, el cual junto con otros minerales como el calcio se encargan de mantener la masa ósea en perfecto estado y regenerar los tejidos que conforman los huesos.
  • Al realizar mayor actividad física los atletas experimentarán más hambre durante el día al tener un mayor gasto de calorías, sin embargo, se deben elegir meriendas saludables como frutas o barras energéticas con alto contenido de fibra.

Recuerda que antes de realizar cualquier actividad física se debe consultar al médico y seguir un plan adecuado o mediado por un entrenador físico idóneo.

Descubre también: ¿Qué es el IMC y por qué es importante medirlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *