Síndrome postvacacional: ¿qué es y cómo evitarlo?

El síndrome postvacacional se caracteriza por la sensación continuada de apatía, tristeza y/o desgano que enfrentan algunas personas tras regresar a su rutina después de un periodo de vacaciones.

Se trata de lo que se conoce como un “trastorno adaptativo” que, como su nombre lo indica, genera dificultad para que la persona puede adaptarse nuevamente al ritmo que llevaba antes de salir a su tiempo de descanso.

Aunque este síndrome suele desaparecer al cabo de una semanas, puede afectar negativamente el desempeño laboral o académico de quienes lo padecen, así como sus relaciones interpersonales.

Descubre también: Depresión: tipos y síntomas de esta enfermedad silenciosa

Síntomas

Dentro de los síntomas más comunes que pueden alertarte sobre el síndrome postvacacional, se encuentran:

  • Decaimiento o bajo estado de ánimo
  • Irritabilidad y estrés
  • Carencia de energía
  • Problemas de concentración
  • Ansiedad
  • Falta de apetito
  • Somnolencia

Y en algunos casos puede incluso redundar en otras dolencias como malestares estomacales y dolores musculares.

Descubre también: Insomnio: seis consejos para combatirlo y dormir mejor

¿Por qué aparece?

Esta condición resulta más común en aquellas personas que no se sienten cómodas o a gusto en su entorno laboral o académico, bien sea por llevar cargas pesadas o por tener inconvenientes interpersonales.

También son más propensas las personas que disfrutan de vacaciones más largas y “divertidas”. Por ejemplo, es más común que se presente en alguien que viajó a un lugar soñado que en alguien que pasó sus vacaciones en casa.

Finalmente, las personas que en general son menos resistentes a la frustración también suelen desarrollar con mayor frecuencia estos síntomas.

Descubre también: Estrés laboral: tips para controlarlo

Tips para prevenir el síndrome postvacacional

  • Programa tu regreso a casa de forma anticipada. Volver unos días antes facilitará el proceso de readaptación al entorno en el que vives.
  • Realiza actividad física durante las vacaciones. Esto hará que te mantengas activo en tu periodo de descanso y que el choque de volver a tu rutina sea menor.
  • Unos días antes de acabar tus vacaciones, ve adaptando tus horarios a los habituales. Es decir, procura levantarte y acostarte a una hora similar a la que tendrás que hacerlo cuando regreses a tu rutina.
  • Procura llevar un libro a tus vacaciones y leer unas hojas cada día. Esto te ayudará a mantener tu estado de alerta mental y hará menos difícil el retomar las actividad intelectuales de tu trabajo o estudio.
  • Retoma tus hábitos de comida unos días antes de finalizar las vacaciones. Esto te ayudará a evitar o prevenir molestias estomacales por los cambios abruptos de alimentación.
  • Medita. Uno de los grandes beneficios de la meditación es que te ayuda a vivir el presente, abandonar la resistencia y aceptar paulatinamente las cosas como son.

Descubre también: Tres beneficios de la meditación para tu bienestar, según la ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *