Tres beneficios de la meditación para tu bienestar, según la ciencia

meditación

La práctica de la meditación es realizada por muchos como método de relajación o simplemente como un escape a la rutina diaria, sin embargo su alcance es mucho más amplio de lo que normalmente se cree.

En un mundo cada vez más caótico y abrumador en donde enfermedades populares como el estrés y la depresión están al orden del día, los beneficios de la meditación para la salud y el bienestar son de vital importancia y de primera necesidad.

A continuación presentamos los resultados de algunos estudios científicos que han comprobado estos beneficios:

1. Más Atención, Menos Estrés.

Un estudio publicado en la revista Biological Psychiatry y liderado por la Universidad Carnegie Mellon, reunió a 35 personas desempleadas con altos niveles de estrés, para realizar un experimento que demostrara la incidencia de la meditación consciente en la salud humana.

En la investigación, a un grupo de personas se les enseñó prácticas de meditación consciente en un centro de retiro y otro grupo practicó una “falsa” meditación basada únicamente en la relajación y la evasión de las preocupaciones.

¿Cuál fue el resultado?

Después de tres días y habiendo realizado tomografías de seguimiento, los investigadores concluyeron que el grupo de meditación consciente evidenciaba una mayor actividad entre las partes de su cerebro que procesaban las reacciones relacionadas al estrés, así como en las áreas asociadas con la concentración y la tranquilidad. Esto quiere decir que las células cerebrales en regiones implicadas con la atención y el control trabajaban juntas mejor después del retiro.

El director de estudio, Dr. David Creswell, se refirió a la meditación consciente como “una atención abierta, receptiva y carente de juicios de la experiencia en el momento presente”.

2. Arma contra la depresión

La meditación es una alternativa natural altamente efectiva contra los desórdenes provocados por la depresión. Esta fue la conclusión de un estudio realizado por la Universidad de Exeter (UK) que se basó en las técnicas de meditación del budismo zen.

En esta investigación se escogieron dos grupos de ciudadanos ingleses con un largo historial de depresión, un grupo fue tratado con medicamentos y el otro con meditación durante un período de ocho semanas.

¿Cuál fue el resultado?

Al finalizar el experimento y habiendo dejado pasar un lapso considerable, se constató que el 60% de las personas tratadas con medicamentos antidepresivos recayeron en su enfermedad mientras que del grupo de meditación habían recaído un 47%.

Esto demuestra que aunque los antidepresivos son efectivos mientras se toman, dejan de serlo cuando el paciente los abandona, lo que lo hace vulnerable a una recaída. La meditación, por otro lado, demostró ser eficiente mientras se realiza y sus practicantes están exentos de la dependencia a este método.

El éxito de la meditación para tratar esta enfermedad, según el director del estudio Willem Kuyken, radica en que “los pacientes deben centrarse en el presente, en vez de obsesionarse con el pasado y el futuro. Eso les brinda calma”.

Descubre también: Depresión: tipos y síntomas de esta enfermedad silenciosa

3. Mayor creatividad

Una investigación realizada por la Universidad de Leiden pretendía demostrar que ciertas técnicas de meditación podían fortalecer el pensamiento creativo en los seres humanos.

Para tal fin, se reunió a un grupo de 19 individuos que tenían experiencia meditando y se les hizo practicar con diferentes técnicas de meditación.

¿Cuál fue el resultado?

Las conclusiones de este estudio fueron contundentes:

  • Después de practicar técnicas de meditación abierta (observar los pensamientos y emociones sin centrarse en un objeto o concepto en específico), los participantes obtuvieron mejores resultados en la prueba de “pensamiento divergente” que se refiere al proceso de generar nuevas ideas a través de la exploración de muchas posibilidades.
    Los resultados de esta misma prueba fueron significativamente menores después de practicar con técnicas de meditación cerrada (concentración en una imagen u objeto).
  • Se concluyó también que los dos tipos de meditación (abierta y cerrada) incluyeron de igual manera en el mejoramiento del estado de ánimo de los participantes en el experimento.

Tras analizar estas investigaciones y sus reveladores resultados, podemos concluir que la meditación debe ser considerada como mucho más que un método de relajación, escape o distracción. A través de su práctica consciente y reiterativa, podremos equilibrar diversos aspectos de nuestra existencia, lo que definitivamente redundará en una mejor calidad de vida.

Descubre también: Cinco hábitos para alargar tu vida 10 años, según la ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *