Rosácea: ¿qué es y cómo controlarla?

rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica que afecta la piel provocando inflamación y enrojecimiento. Resulta más común en mujeres y personas con la tez clara.

Reto Abdomen Plano
Reto Abdomen Plano

Se calcula que cerca de 40 millones de personas en el mundo padecen esta afección y existen diferentes tratamientos y estrategias para hacerle frente.

Lo primero que debes hacer es diferenciar la rosácea de otros trastornos cutáneos como el acné, psoriasis, eccema o lupus.Para ello es importante que conozcas con claridad los síntomas.

Descubre también: Una sencilla mascarilla con aloe vera para controlar el acné

Síntomas de rosácea

  • Enrojecimiento frecuente del rostro
  • Inflamación de la nariz
  • Aparición de bultos o granos en la cara
  • Picor o sensación de ardor
  • Vasos sanguíneos visibles
  • Hinchazón de los párpados

Controla los factores desencadenantes

piel rosácea
Foto: Pixabay

Aunque la causa de la rosácea es desconocida, existen algunos factores externos que pueden agravar sus síntomas. Por ello es importante que identifiques y evites los agentes de riesgo que desencadenan esta afección.

A continuación te presentamos los más comunes:

  • Exposición al sol
  • Entornos demasiado calientes
  • Comidas picantes
  • Consumo de lácteos
  • Consumo chocolate
  • Uso de productos cosméticos con alcohol
  • Ejercicio físico intenso
  • Trastornos médicos como hipertensión y tos crónica

Descubre también: ¿Cómo elegir un protector solar adecuado?

Otros métodos

Si el control de los factores desencadenantes no es suficiente para mitigar los efectos que la rosácea tiene sobre tu vida, debes saber que existen tratamientos médicos diseñados especialmente para tratar esta enfermedad.

Visita a tu dermatólogo para que analice tu caso y descarte primero otras afecciones. Luego podrás probar, con su orientación, tratamientos tópicos, medicamentos o terapias de láser que resultan muy efectivos para estos casos.

Descubre también: Diferencia entre humectar e hidratar la piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *