Diferencia entre humectar e hidratar la piel

humectar la cara

¿Has notado como las palabras “humectante” e “hidratante” aparecen con gran frecuencia en las etiquetas de cremas para la piel? No te confundas, humectar e hidratar no es lo mismo y aquí te explicamos la diferencia:

Crema humectante

Los productos humectantes actúan en la zona externa del cutis como una especie de barrera protectora cuyo objetivo principal es retener el agua en la piel y evitar que se evapore.

Una crema humectante también favorece la captación de agua del medio ambiente y su integración con las superficie de la piel. Suele contener sustancias como glicerina, urea, ácido hialurónico, sorbitol, alantoína y pantenol.

Su efecto sobre el cutis suele ser el de generar suavidad y lubricación.

Descubre también: ¿Cómo proteger tu piel de los efectos de la contaminación?

Crema hidratante

hidratar piel

La crema hidratante, por su parte, tiene como función principal restaurar el agua natural de la piel y para cumplir con este objetivo actúa sobre sus capas internas, directamente en las células.

Este tipo de cremas evitan que la piel pierda su humedad y al tiempo atraen y aumentan su contenido de agua. Además de hidratar, tienen funciones humectantes.

Los productos con propiedades hidratantes suelen contener vitaminas como la A, la C y la E; así como aceites naturales dentro de los que destacan el de coco y el de aguacate.

Su efecto sobre el cutis es de aportar mayor firmeza y flexibilidad.

Descubre también: Mascarilla facial de chocolate para hidratar tu piel

Entonces, ¿cuál es mejor?

Ambas. ¿Qué mejor que tener una piel suave, lubricada, firme y flexible?

La estructura y complejidad de la piel hace que necesite tanto de humectación como de hidratación, además la combinación de ambos productos aportará mayor protección contra los daños ocasionados por el medio ambiente.

Lo recomendado es aplicar la crema hidratante antes de la humectante, sin embargo hay algunos productos que cumplen las dos funciones y que harán tu rutina más fácil.

Descubre también: El ABC de una exfoliación facial sin riesgos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *