¿Qué son las grasas trans y cómo afectan tu salud?

Las grasas trans son el resultante de un proceso llamado hidrogenación en el que los aceites líquidos se convierten en sólido con el propósito de alargar la vida de los alimentos y mejorar su textura

Está demostrado que este tipo de grasas incrementa el riesgo de padecer de múltiples enfermedades y su mayor porcentaje de consumo proviene de alimentos procesados y preparados con aceites hidrogenados. Algunos ejemplos son:

  • Margarina
  • Papas fritas de paquete
  • Pastelería industrial
  • Galletas
  • Productos precocinados
  • Cremas de café
  • Comida rápida

Sin embargo, este tipo de grasas también están presentes de forma natural, aunque en muy pequeñas cantidades, en algunos alimentos de origen animal como la leche, la carne de vaca y  la carne de cordero.

Consecuencias para tu salud

Diversas investigaciones y estudios científicos han comprobado que las grasas trans inciden directamente en el aumento del colesterol malo y de los triglicéridos en la sangre, y esto a su vez, incrementa el riesgo de padecer diferentes tipos de cardiopatías.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que cada año, la ingesta de grasas trans provoca más de 500.000 muertes debido a su incidencia en las enfermedades cardiovasculares.

“Las grasas trans son un producto químico tóxico innecesario y mortífero, y no hay ninguna razón por la cual las personas en todo el mundo deban seguir expuestas”, advirtió Tom Frieden, presidente de Resolve to Save Lives, una iniciativa mundial que busca reducir el número de muertes relacionadas con enfermedades del corazón.

Adicionalmente, hay indicios que permiten afirmar que las grasas trans contribuyen a aumentar la inflamación y la disfunción endotelial.

Descubre también: Alimentos que reducen el riesgo de enfermedades cardíacas

Recomendaciones frente al consumo de grasas trans

pollo frito
  • Evita o en su defecto limita el consumo de grasas trans a menos del 1% del aporte energético total. Esto representa menos del 2,2 gramos al día en una dieta de 2.000 calorías.
  • Prefiere los alimentos elaborados con aceites vegetales monoinsaturados como el aceite de oliva.
  • Opta por preparar tus propios productos de bollería y pastelería.
  • Revisa las etiquetas de los productos que compras. Allí podrás determinan si contienen grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. Limite el consumo de estos productos.
  • Evite las comidas rápidas.

Descubre también: Razones para incluir la leche de almendras en tu alimentación

#OjoAlDato

Las grasas trans aumentan el riesgo de cardiopatías en un 21% y el riesgo de muerte en un 28%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *