Olvidos en la juventud: ¿señal de futura demencia?

¿Te ha pasado que olvidas dónde pusiste las llaves o el celular?, ¿escondiste el dinero y ahora no recuerdas en qué lugar? o ¿quedaste de reunirte con alguien y lo olvidaste por completo?.

Este tipo de olvidos son más comunes de lo que pensamos y muchas personas temen que se trate de señales premonitorias de algún tipo de demencia como la enfermedad de alzheimer.

Sobre este tema el doctor Ronald Petersen, neurólogo de la prestigiosa Clínica Mayo, afirmó que “quienes menos capacidad de memoria tienen en la juventud también tienen mayor predisposición a desarrollar la enfermedad más adelante” (refiriéndose al alzheimer).

Descubre también: Alzheimer: cinco señales para detectarlo a tiempo

Sin embargo, identificar la causa de los olvidos puede aportar mucho a esta cuestión.

¿Enfermedad o distracción?

Lo primero que debes hacer es detenerte a analizar si tus olvidos responden realmente a un problema de memoria o si son ocasionados por la distracción (o falta de atención).

Por ejemplo, es mucho más normal que olvides ciertas cosas cuando llevas a cabo 10 tareas a la vez o cuando tienes agotamiento físico y mental tras una jornada extenuante de trabajo.

Cabe destacar también que la mayoría de olvidos en los adultos se vinculan con otro tipo de problemas como la depresión, el estrés, la ansiedad o el alcoholismo crónico. 

En este caso se podría decir que los olvidos son una consecuencia de una patología subyacente, más no una enfermedad como tal.

“La confusión y los problemas de memoria causados por emociones usualmente son temporales y desaparecen cuando los sentimientos se desvanecen”, indica el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos en su portal web.   

Descubre también: Estrés laboral: tips para controlarlo

Mantén la alerta

Sea cual sea el motivo que está causando los olvidos, es muy importante que prestes mucha atención a la frecuencia con la que aparecen y también a sus consecuencias sobre tu vida diaria.

Un factor que también debe alertarte es el aviso de los demás: cuando las personas que comparten tu día a día te llaman la atención acerca de tus olvidos y tú ni siquiera los habías notado.

Si hay olvidos recurrentes durante un tiempo prolongado es de vital importancia que consultes a un especialista para recibir un diagnóstico adecuado y oportuno.

Descubre también: Parkinson: primeros signos de alerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *