6 mitos de las frutas que necesitas desterrar

6 mitos de las frutas que necesitas desterrar

Última actualización: 26 agosto, 2020

La recomendación de “comer más frutas y vegetales” es una de las más repetidas por médicos, nutricionistas y organizaciones de salud en todo el mundo y a lo largo de muchos años.

Sin embargo, con el auge de internet y de redes sociales también han aparecido y se han extendido muchos rumores y mitos alrededor del consumo de la fruta, los cuales han tejido una cadena de desinformación que confunde a los consumidores.

Entonces, ¿las frutas son buenas o malas para tu salud? En Viva mi Salud hemos reunido 6 de los mitos más comunes que rodean el consumo de estos alimentos:

Mito 1:
Son solo azúcar

Las frutas contienen considerables cantidades de vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para funcionar de forma óptima, además de antioxidantes y otros compuestos vegetales que se han asociado con diferentes beneficios para la salud y la prevención de enfermedades. (1) (2)

Además, las frutas contienen fibra que, pese a no ser exactamente un nutriente, sí es un componente vegetal que produce diferentes efectos fisiológicos que pueden beneficiar el funcionamiento de tu organismo (3).

Mito 2:
La fruta engorda

La mayoría de las frutas son bajas en calorías, por lo que inclusive pueden resultar aliadas en un proceso de pérdida de grasa. La fibra presente en las frutas hace que su absorción se más lenta y que aporten mayor saciedad. (4)

Adicionalmente, es importante tener presente que ningún alimento tiene el poder para hacerte engordar o adelgazar. Es el balance total de tu alimentación (en calidad y cantidad) el que determinará tu proceso de acumulación u oxidación de grasa.

mujer con bandeja de frutas

Mito 3:
No se pueden comer de noche

Para la mayoría de las personas comer fruta (y otros carbohidratos simples) de noche se considera seguro, sin embargo esta decisión dependerá de tu salud metabólica y del nivel tolerancia que tu cuerpo tenga hacia los carbohidratos.

Si eres una persona sana pero te preocupa el impacto que el consumo de fruta puede tener en tus niveles de glucosa en sangre, te recomendamos acompañarla siempre de una fuente de proteína, fibra o grasa para ralentizar la liberación del azúcar presente en la fruta en el torrente sanguíneo.

Si tienes resistencia a la insulina, diabetes u obesidad, debes consultar con tu médico sobre la mejor forma de balancear tu alimentación a lo largo del día.

Mito 4:
Causan diabetes

Muchas personas ubican a las frutas en el mismo nivel que otros carbohidratos como el pan blanco, las galletas y los refrescos, y por consiguiente las relacionan con un mayor riesgo de obesidad, resistencia a la insulina y diabetes.

Sin embargo, las frutas tienen una composición nutricional muy diferente a la de los carbohidratos refinados y procesados, y aportan fibra que juega un papel importante en el control de la respuesta glucémica en sangre. (5) (6)

De hecho, la Asociación Americana de Diabetes afirma que la fruta es una aliada para satisfacer el gusto por el dulce, al mismo tiempo obtener nutrientes de calidad.

frutas variadas

Mito 5:
Da igual comerlas enteras que beberlas en zumos

La fruta entera en su estado natural tiene menos calorías y más fibra que el zumo de fruta, por lo que el impacto que ambos tendrán en tu cuerpo es muy diferente. (7)

Para preparar un zumo de naranja puedes usar fácilmente 4 piezas de fruta, cada una de las cuales aporta aproximadamente 60 calorías, por lo que en un vaso de zumo de naranja puedes consumir alrededor de 240 calorías. Este es un detalle importante, sobre todo para personas que se encuentran en procesos de pérdida de grasa o control de peso.

Pero más allá de su contenido calórico, al preparar un zumo se retira gran parte de la fibra presente en la fruta, por lo que se acelera su absorción y la liberación de azúcar en sangre.

Mito 6
Todas las frutas son iguales

Cada fruta tiene un perfil nutricional diferente y por consiguiente se recomienda incluir una gran variedad para aprovechar al máximo los beneficios que tienen por ofrecer.

De igual forma hay frutas bajas en carbohidratos que pueden ser más recomendadas para personas con sobrepeso y obesidad, pero también para quienes siguen una dieta low carb o cetogénica.

Si tienes síndrome de intestino irritable también hay ciertas frutas que deberías evitar o limitar por su contenido de FODMAPS (carbohidratos de cadena corta fermentables) que parecen empeorar los síntomas de esta condición.