Acromegalia: la enfermedad del crecimiento descontrolado

La acromegalia es una enfermedad que se produce a partir de un tumor que afecta la hormona del crecimiento y que redunda en un aumento descontrolado del tamaño de los huesos y órganos en el cuerpo humano.

Este trastorno es poco común, afecta aproximadamente a 60 personas por cada millón de habitantes y suele presentarse en adultos de edad media.

Precisamente y debido a que se trata de una enfermedad rara y de evolución gradual, la acromegalia puede tardar años en ser diagnosticada y por ende puede convertirse en la causa de otros trastornos graves e inclusive fatales.

Descubre también: Así es la vida de quienes nacen con albinismo

Síntomas de acromegalia

sintomas acromalgia

Dentro de los signos de alerta que pueden manifestarse con este trastorno, se destacan:

  • Agrandamiento de manos y pies: puede evidenciarse con aumento de calzado e imposibilidad de ponerse los mismos anillos o pulseras de antes.
  • Agrandamiento de órganos como hígado, corazón, riñones y bazo.
  • Engrosamiento de los labios
  • Aumento del espacio entre los dientes
  • Agrandamiento de la nariz
  • Protusión del maxilar inferior
  • Dolor articular
  • Fatiga y debilidad muscular
  • Movilidad limitada
  • Sudoración y olor excesivo

Posibles consecuencias

consecuencias acromalgia

En caso de no ser detectada y tratada a tiempo, la acromegalia puede desencadenar complicaciones graves en la salud, dentro de las que se encuentran:

  • Osteoartritis
  • Hipertensión
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Tumores precancerosos
  • Enfermedad cardiovascular
  • Pérdida de visión
  • Apnea del sueño

La combinación de estos trastornos puede redundar en una muerte prematura.

Descubre también: Aprende a detectar los trastornos del sueño más comunes

¿Se puede curar la acromegalia?

Los tratamientos de la acromegalia están destinados a combatir la causa de la enfermedad, es decir a reducir la producción de la hormona del crecimiento.

Dentro de las opciones para tratar esta condición se encuentran: cirugía para extraer los tumores, radiación de la glándula pituitaria (encargada de la producción de la hormona del crecimiento) y medicamentos para bloquear la acción de esta hormona.

Si ninguna de las dos primeras opciones (extirpación y radiación) logra reducir los niveles de la hormona, el paciente con acromegalia deberá tomar medicamentos de por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *