Rejuvenecimiento vaginal: posibles riesgos de la cirugía de moda

rejuvenecimiento vaginal

Cada día son más las mujeres que deciden someterse a la vaginoplastia o cirugía de rejuvenecimiento vaginal, la cual está destinada a devolver la tonicidad a los músculos de la vagina o cambiar el aspecto de la misma.

Y es que las mujeres, sobre todo aquellas que han pasado por procesos de gestación y partos, tienden a perder la firmeza de los tejidos en su órgano genital.

Este hecho, acompañado por el auge de las cirugías plásticas en todo el mundo, ha propiciado que se desarrollen diferentes técnicas de rejuvenecimiento vaginal, muchas de las cuales no cuentan con el respaldo suficiente que garantice su eficacia.

Descubre también: Ligadura de trompas: ventajas y posibles desventajas

Los posibles riesgos

Son varios los especialistas y organizaciones que han alertado sobre los riesgos y problemas que puede acarrear este tipo de cirugías para las mujeres.

La Agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), por ejemplo, ya advirtió que los procedimientos para rejuvenecimiento vaginal que usan dispositivos con láser y radiofrecuencia pueden conllevar grandes riesgos:

“Las intervenciones usan láseres y otros dispositivos que emplean energía para destruir o reconfigurar el tejido vaginal. Estos productos conllevan graves riesgos y carecen de pruebas suficientes que respalden su uso”, indició Scott Gottlieb, comisionado de la FDA.

Gottlieb advierte además, a través de un comunicado, que se han analizado los efectos adversos de los procedimientos que usan estos dispositivos y se ha encontrado casos en los que las mujeres experimentan quemaduras vaginales, cicatrices y dolor durante el coito.

Además, se puede presentar pérdida de sensibilidad en la zona, hematomas o sangrado.

Descubre también: Ejercicios de Kegel: ¿qué son y cómo realizarlos?

Medidas de precaución

Si planeas hacerte una vaginoplastia, o conoces a alguien que lo esté considerando, es importante que tengas en cuenta algunas medidas de precaución para evitar o minimizar los riesgos:

  • Asegúrate de elegir una clínica confiable, de buen renombre y con amplia experiencia en este tipo de procedimientos.
  • Cerciorarte de que los equipos que se usarán durante la cirugía estén avalados por la autoridad sanitaria de tu país.
  • Consulta siempre a tu médico de confianza para que te asesore sobre los riesgos y posibles complicaciones del procedimiento que te realizarás.

Recuerda que las cirugías estéticas siempre conllevarán riesgos asociados al paso por el quirófano.

Descubre también: Mindfulness, clave para tratar la menopausia: Clínica Mayo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *