Quistes de ovario: respuestas a preguntas comunes

Quistes de ovario: respuestas a preguntas comunes

Los quistes de ovario son estructuras similares a un saco que contiene líquido y que se desarrolla, como su nombre lo indica, en un ovario.

Aunque un diagnóstico de quistes de ovario puede sonar preocupante, lo cierto es que en la mayoría de los casos son inofensivos y desaparecen al cabo de algunos meses sin necesidad de tratamientos ni intervención quirúrgica.

Sin embargo, alrededor de esta condición hay muchos mitos e inquietudes, y por ello en Viva mi Salud hemos reunido las respuestas a las preguntas más comunes.

Descubre también: 7 alertas de que algo va mal con tu tiroides

¿Hay diferentes tipos de quistes de ovario?

Sí, existen diferentes tipos de quistes ováricos, pero los más comunes son:

  • Quistes foliculares: ocurren cuando el folículo (la bolsa en la que crece el óvulo y que se rompe cada mes para liberarlo) no se rompe como debería, lo que hace que siga creciendo hasta formar un quiste.
  • Quistes del cuerpo lúteo: ocurren cuando la bolsa folicular no se encoge (como debería hacerlo después de liberar el óvulo cada mes) sino que se vuelve a sellar y se forma líquido en su interior.

Otros tipos de quistes menos comunes son los endometriomas, los dermoides y los cistoadenomas.

¿Tener quistes en los ovarios es raro?

De acuerdo con la Oficina para la Salud de la Mujer (OWH), la mayoría de las mujeres en edad fértil desarrolla al menos un quiste (folicular o del cuerpo lúteo) cada mes, los cuales son benignos y desaparecen al cabo de semanas sin necesidad de tratamiento. 

¿Cuáles son los síntomas que un quiste ovárico?

La mayoría de los quistes en los ovarios son tan pequeños que no presentan ningún síntoma, sin embargo un quiste de tamaño más grande, o que se rompa o que presione algún ovario podría ocasionar:

  • Hinchazón en la parte baja del abdomen
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Sensación de presión o pesadez en el abdomen
  • Dolor acompañado de náuseas y vómitos 

síntomas quistes de ovario

Descubre también: ¿Cuándo el dolor menstrual deja de ser normal?

¿Debo acudir al médico cuando presente síntomas?

Sí, de esta forma tu médico podrá realizar un examen y diagnosticarte adecuadamente. A partir de allí, decidirá si hace falta iniciar un tratamiento.

Adicionalmente, si ya tienes un diagnóstico de quistes en los ovarios, debes acudir inmediatamente al médico si presentas alguno de estos síntomas:

  • Dolor con fiebre y vómitos
  • Mareos o desmayos
  • Dolor abdominal intenso 
  • Respiración agitada

¿Hice algo mal y por eso me salieron quistes de ovario?

Los factores de riesgo más comunes de quistes en los ovarios son:

  • Problemas hormonales
  • Endometriosis
  • Infección pélvica
  • Antecedentes de quistes ováricos 
  • Embarazo

Aunque no existen un método específico de prevención frente a los quistes ováricos, actuar sobre los factores de riesgo controlables puede ser una buena alternativa para prevenir su recurrencia.

Por ejemplo, los problemas hormonales son señales de tu cuerpo que te indican que necesitas hacerte cargo de algo para recuperar el equilibrio y normalmente ese “algo” está relacionado con hábitos de alimentación y de estilo de vida poco saludables.

mitos quistes ovaricos

¿Los quistes ováricos pueden provocar cáncer?

La mayoría de los quistes en los ovarios son benignos, sin embargo algunos pueden convertirse en cancerígenos. Este riesgo aumenta con la edad y es más común en mujeres que presentan quistes después de pasar la menopausia.

¿Los quistes ováricos puede afectar mi fertilidad?

La mayoría de los quistes de ovario no influyen directamente en la fertilidad o concepción, sin embargo en algunos casos los quistes son el resultado de enfermedades subyacentes que sí pueden llegar a afectar la fertilidad: síndrome de ovario poliquístico y endometriosis. 

¿Osea que quistes en los ovarios no es lo mismo que síndrome de ovario poliquístico?

No, el síndrome de ovario poliquístico es una condición que ocurre cuando los ovarios forman numerosos quistes pequeños y afecta a entre el 5% y el 10% de las mujeres de 15 a 44 años.

Dentro de sus causas se encuentran la genética, pero también desequilibrios hormonales como altos niveles de andrógenos y de insulina. 

Descubre también: 11 estrategias para combatir el acné