¿Qué es la Psicología de la Alimentación?

¿Qué es la Psicología de la Alimentación?

Última actualización: 28 julio, 2020

El coaching en psicología de la alimentación fusiona diversos aspectos de la nutrición y la psicología para ayudarte a sanar tu relación con la comida, partiendo del entendimiento de que esta es una de las relaciones más largas que tendrás en tu vida.

Se trata de una herramienta que se centra en poner fin al marcado sufrimiento que muchas personas sienten entorno a la alimentación para ayudarles a redescubrir que comer es algo natural y necesario que debería constituir una experiencia placentera y no en una encrucijada de miedo, culpa e insatisfacción. 

La psicología de la alimentación ayuda a comprender que las elecciones dietéticas no son un asunto de “fuerza de voluntad” sino que tienen un trasfondo cultural, social, familiar, evolutivo y emocional mucho más complejo de lo que se suele pensar.

Los retos alimenticios son una oportunidad de transformación y aprendizaje que puede impactar profundamente otras áreas porque a menudo tu relación con la comida no es más que un reflejo de tu relación con al vida misma.

Descubre también: Mindful eating: el arte de estar presente al momento de comer

Las preguntas que responde la Psicología de la Alimentación

por qué comes

La mayoría de consejos nutricionales tradicionales se centran en el alimento y responden a las preguntas ¿qué comes?, ¿cuánto comes? y ¿cuándo comes?, sin embargo la psicología de alimentación propone que estas preguntas solo constituyen la mitad de la ecuación de una buena nutrición y se enfoca en otras como:

  • ¿Por qué comes?

Muchas personas utilizan la comida como un mecanismo para lidiar con sus emociones, para disfrazarlas o para evitar afrontarlas, y es aquí cuando se presenta lo que se conoce como “hambre emocional”.

Sin embargo, detrás de las elecciones alimentarias también hay otros aspectos (diferentes al hambre emocional y al hambre física) y que están más ligados a aprendizajes culturales y sociales que varían de una persona a otra.

  • ¿Cómo comes?

La psicología de la alimentación se centra en el trasfondo y las consecuencias de comer rápido, comer sin placer, comer bajo estrés, comer con la mente ocupada en otras tareas, comer con culpa o comer por obligación.

  • ¿Quién eres cuando comes?

Cada persona es un ser único con una historia única, y solo tú puedes acceder a la sabiduría de tu cuerpo y de tu mente para descubrir quién eres al momento de comer y qué tipo de alimentación te conviene más de acuerdo a ese “quién eres”.

La psicología de la alimentación te ayuda a comprender o reconocer cómo tus características individuales, tus antecedentes familiares y personales, y tu propia relación pasada con la comida pueden y deben determinar tus elecciones dietéticas.

Descubre también: Rompiendo mitos sobre los trastornos alimenticios

Beneficios del coaching en Psicología de la Alimentación

coach en psicología de la alimentación

El coaching en psicología de la alimentación te puede ayudar a reconocer, abordar y sanar problemas o situaciones relacionadas con:

  • Tu imagen corporal
  • Ingesta excesiva de alimentos
  • Hambre emocional
  • Falta de adherencia a procesos de cambio
  • Problemas digestivos asociados a conductas alimentarias

Todo esto a través de mecanismos y técnicas orientadas a ayudarte a:

1. Reconocer tu bioindividualidad y encontrar el estilo de alimentación que más le conviene a tu mente y a tu cuerpo, porque cada ser humano tiene una historia genética, cultural, familiar, social e individual única.

2. Deshacerte de creencias nutricionales tóxicas que te han enseñado a ver a algunos alimentos como los enemigos, lo que redunda en sentimientos de dolor, culpa y arrepentimiento al momento o después de comer.

3. Modificar patrones de pensamiento negativos relacionados con la alimentación.

4. Aceptar, reconocer y trabajar en tus emociones para evitar acudir a la comida como único mecanismo para lidiar con ellas.

5. Reconciliarte con el placer de comer.

6. Desarrollar una atención plena al momento de comer que te permita disfrutar y aprovechar al máximo la experiencia, al tiempo que incrementas el impacto nutricional que los alimentos tendrán en tu cuerpo.

7. Reconciliarte con tu señales de hambre y saciedad.

Descubre también: Diario para trabajar con el hambre emocional