¿Ansiedad por la comida? 5 hábitos para controlarla

controlar la ansiedad

La ansiedad se puede definir como una reacción física y emocional ante el estrés, las preocupaciones cotidianas o los desequilibrios hormonales; y se trata de un trastorno que puede redundar en diferentes desordenes alimenticios.

Reto Abdomen Plano
Reto Abdomen Plano

Sin embargo y aunque parezca irónico, la ansiedad por comer suele ser provocada principalmente por errores comunes en los hábitos diarios de alimentación, los cuales pueden provocar un hambre excesiva que termina haciéndote comer de manera impulsiva y descontrolada.

¿Sientes antojos continuamente durante el día?, ¿llegas a a hora de la comida con apetito voraz que te hace comer más de la cuenta? o ¿tus antojos la mayoría de las veces incluyen alimentos dulces?. Si contestaste sí a estas preguntas, te informamos que presentas episodios de ansiedad, los cuales puedes evitar muy fácilmente.

Descubre también: Alimentos que reducen el riesgo de enfermedades cardíacas

Consejos para evitar la ansiedad

1. Toma abundante agua

El agua es una bebida fundamental para que tu organismo funcione de manera adecuada, te mantiene hidtratad@, aporta saciedad y no contiene calorías.

Si consumes, por ejemplo, un vaso de agua antes de cada comida, se disminuirá tu sensación de hambre y así comerás porciones más razonables.

Siéntete libre de tomar la cantidad de agua que desees, no menos de dos litros por día.

2. Cinco comidas al día

Comer con frecuencia, en porciones pequeñas, ayudará a diminuir las ansias descontroladas por la comida y además mantendrá tu metabolismo activo, lo que favorecerá la quema de calorías.

A media mañana y media tarde, procura comer alimentos pequeños

y saciantes. Los frutos secos, los smoothies, el requesón o la gelatina son algunas opciones saludables.

No te saltes ninguna comida.

3. Desayuna bien

desayunar bien
Foto de: Pixabay

El desayuno es la comida más importante del día pues te aportará la energía necesaria para afrontar tus actividades diarias.

Asegúrate que tu desayuno sea equilibrado y que contenga la mayor cantidad de estos alimentos: proteínas, grasas saludables, carbohidratos saludables, calcio, frutas y vegetales.

Si tu desayuno es completo y balanceado sentirás menos ansiedad el resto del día.

Descubre también: Tres ideas para un desayuno saludable y delicioso

4. No descartes los carbohidratos

Eliminar total y radicalmente los carbohidratos de tu alimentación puede resultar contraproducente si tu objetivo es bajar de peso, pues ellos aportan gran sensación de saciedad.

Evitarlos hará que experimentes una sensación continua de hambre y que por consiguiente comas en exceso.

Eso sí, elige siempre carbohidratos complejos como el arroz integral, la quinoa, las legumbres y algunas frutas y verduras.

Descubre también: Carbohidratos: consecuencias de su eliminación

5. Duerme lo suficiente

duerme bien

Los trastornos relacionados con el sueño pueden repercutir negativamente en diferentes ámbitos de la vida humana y dentro de estos ámbitos se encuentra la alimentación.

Un estudio adelantado por investigadores de la Universidad de Chicago evidenció que dormir menos de cinco horas hace que el organismo experimente un aumento del 28% en los niveles de grelina, hormona que provoca la sensación de hambre.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos dormir no menos de 6 horas por día.

Descubre también: ¿Qué hacer si te estancaste en tu peso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *