Diario para trabajar con el hambre emocional

Diario para trabajar con el hambre emocional

Última actualización: 28 julio, 2020

El hambre emocional se refiere a aquellos momentos en los que acudes a la comida como mecanismo para lidiar con tus emociones o como medio de escape para evitar afrontarlas. Este tipo de hambre no tiene nada que ver con las necesidades fisiológicas de tu cuerpo y es más común de lo que se suele pensar.

Tener un diario de hambre emocional puede ayudarte a tomar conciencia de las sensaciones emocionales ligadas a determinadas conductas alimentarias y resulta especialmente útil para descubrir la raíz de tus antojos.

Básicamente este diario se convierte en una poderosa herramienta de autoconocimiento y de atención plena que seguramente te llevará a descubrir que la mayoría de los antojos aparecen en momentos de especial tensión emocional.

A continuación te explicamos cómo diligenciar este diario:

1. Lo primero que debes hacer es destinar una agenda específicamente para tu diario de hambre emocional.

2. Divide tu hoja en 4 columnas

  • Hora: en la que registraras la hora de tu comida.
  • Comida: en la que escribirás los alimentos que comiste
  • Escala de hambre de 1 a 10: en la que escribirás el número que corresponde a tu nivel de hambre al momento de comer, siendo 1 “nada de hambre” y 10 “extremadamente hambriento”
  • Emoción activa: en la que registrarás la emoción presente al momento de comer (si la hay)

Esta es un ejemplo de cómo debería verse tu hoja:

diario de hambre emocional

Algunos ejemplos de emociones que puedes incluir en tu registro son:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Agitación
  • Felicidad
  • Aburrimiento
  • Estrés
  • Tristeza

Sin embargo, puedes sentirte libre de incluir otros y utilizar tus propias palabras para detallarlos y explicarlos.

3. Diligencia este diario por al menos 7 días. Después de los 7 días, analiza detalladamente esta herramienta e intenta encontrar patrones recurrentes. Toma apuntes de cada descubrimiento.

Por ejemplo: “Los antojos de dulce siempre me llegaron a media mañana cuando mi estrés es más alto”

4. Ahora crea un plan de acción con estrategias que te permitan adelantarte a la aparición de los antojos para cada descubrimiento que hiciste.

Por ejemplo: “Haré una pausa a media mañana para regalarme 5 o 10 minutos de respiración consciente.”

5. Implementa tus estrategias de forma permanente y sé constante. Recuerda que todo proceso toma tiempo y requiere de tu disciplina.

Descubre también: ¿La felicidad mejora tu salud? Esto dice la ciencia