Piel grasa: estos son sus cuidados básicos

Piel grasa: estos son sus cuidados básicos

La piel grasa se presenta cuando  las glándulas sebáceas que se encuentran debajo de la superficie de la piel producen demasiado sebo, una sustancia aceitosa que cumple la función de hidratar y proteger. También suele estar acompañada por obstrucción de poros y tendencia al acné.

Esta condición (la piel grasa) generalmente se debe a una predisposición genética, cambios hormonales y altos niveles de estrés, aunque también puede estar influenciada por aspectos como el clima, exagerar con el lavado de la piel y usar los productos incorrectos en el rostro.

Dentro de los síntomas o señales que pueden indicarte que tienes una piel grasa, se encuentran:

  • Superficie brillante
  • Sensación grasosa
  • Poros obstruidos o dilatados
  • Espinillas ocasionales o persistentes
  • Piel más texturizada

Las personas con piel grasa también suelen tener la piel más gruesa y con menos arrugas, sin embargo sí es importante encontrar un equilibrio el aceite y la humedad natural de la piel.

De acuerdo con la American Academy of Dermatology, estos son algunos cuidados que puedes considerar si tienes una piel grasa:

Cuidados para la piel grasa

cuidados piel grasa

Antes de leer las siguientes recomendaciones, recuerda que cada piel es única y por ende requiere un enfoque personalizado, sobre todo si presentas, además de piel grasa, algunas condiciones como piel sensible, manchas o alguna patología. Si ese es tu caso, te recomendamos que acudas a un dermatólogo.

1. Lava tu cara únicamente en las mañanas, en las noches y después de hacer ejercicio, sin frotar ni restregar la piel para evitar irritación.

2. Utiliza productos de lavado suaves y espumosos, y evita los productos químicos fuertes y abrasivos que pueden redundar en que la piel produzca más sebo.

3. Retira el maquillaje cada noche y evita los limpiadores a base de alcohol o aceite, ya que pueden resultar irritantes para la piel.

4. Elige productos para el cuidado de la piel sin “sin aceite” y “no comedogénicos”, indicados para casos de obstrucción de poros o acné.

5. No le tengas miedo al uso de cremas hidrantes. La hidratación viene del agua y no de la grasa, y todas los tipos de pieles necesitan hidratarse para contrarrestar los daños por agresiones del medioambiente.

6. Utiliza protector solar a diario. Prefiere los productos que tengan “óxido de zinc” y “dióxido de titanio”, y evita los que contengan fragancias o aceites. Esto ayudará a prevenir los brotes de acné.

7. Procura que tu maquillaje sea a a base de agua y no de aceite.

8. Puedes usar papel facial absorbente para el control de grasa, pero asegúrate de no frotarlo. Simplemente ponlo en tu rostro, presiona suavemente y deja que absorba el aceite por unos segundos.

9. Evita tocar tu cara a lo largo del día. Esto solo va a propagar la suciedad de tus manos a tu rostro y puede empeorar los signos de piel grasa y el acné.

Descubre también: Retrasa las arrugas con estos 7 tips