Mantequilla de maní casera en 3 sencillos pasos

Mantequilla de maní casera en 3 sencillos pasos

La mantequilla de maní es uno de los productos “para untar” más populares del mundo y está preparada, como su nombre lo indica, a base de maní o cacahuates.

Dentro de su composición nutricional destacan los tres macronutrientes que tu cuerpo necesita para funcionar de forma óptima (grasas, proteína y carbohidratos) y además contiene considerables cantidades de vitaminas y minerales como la vitamina E, vitaminas del grupo B, magnesio y manganeso.

La mantequilla de maní también es rica en calorías, por lo que debe consumirse de forma moderada y en el contexto de una alimentación balanceada.

Es importante resaltar que las mantequillas de maní comerciales (la mayoría de ellas) están hechas con maní, aceites vegetales dañinos, azúcar (u otros edulcorantes) y excesivas cantidades de sal. Por esto es importante que vigiles muy bien la lista de ingredientes o que la prepares en casa.

Descubre también: ¿Para qué sirve la proteína en polvo?

En Viva mi Salud te enseñamos a preparar una mantequilla de maní casera en tres sencillos pasos:

maní en mesa

Ingredientes

  • 200 gramos de maní natural
  • Sal al gusto

Implementos de cocina:

  • Sartén
  • Procesador de alimentos (o licuadora con buena potencia)
  • Espátula
  • Frasco hermético de vidrio

Preparación

1. En un sartén caliente pon a tostar el maní hasta que esté dorado.

2. Lleva el maní al procesador de alimentos y procesa a máxima velocidad. Este proceso puede tomar varios minutos (dependiendo de la potencia de tu procesador).

Cuando veas que el maní se pega a las paredes de tu procesador, usa la espátula para retirarlo y sigue procesando. Al principio el maní se volverá harina, pero después de unos minutos tomará la consistencia de crema.

3. Agrega la sal, revuelve, prueba y guarda en el frasco de vidrio.

Opcional: También puedes experimentar con tu preparación y agregar otros ingredientes para dar un sabor diferente. Por ejemplo, puedes probar añadiendo cacao, stevia, canela o semillas de chía, entre otras opciones.

Descubre también: Postre de limón alto en proteína y bajo en calorías