¿Cómo identificar los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimenticios son una realidad que ha aumentado significativamente en la actualidad y suelen presentarse con mayor frecuencia en mujeres jóvenes o en etapa de adolescencia.

Se encuentran asociados, en la mayoría de los casos, a trastornos psicológicos que producen alteraciones en el comportamiento y en los hábitos alimenticios.

Entre los trastornos más comunes que la población sufre se encuentran los siguientes:

Anorexia: rechazo a ingerir alimentos para no subir de peso.

Bulimia: ingerir grandes cantidades de alimento y vomitarlos para evitar el aumento de peso.

Potomanía: ingerir grandes cantidades de agua para sentir saciedad y evitar ingerir alimentos sólidos.

Drunkorexia: se produce cuando existe conciencia de la alta ingesta calórica por el consumo de bebidas alcohólicas y se evita comer para no engordar.

Vigorexia: es el consumo desmedido de alimentos y complementos nutricionales con el fin de aumentar de peso y de aumentar la masa muscular.

Descubre también: Riesgos de perder mucho peso en poco tiempo

¿Cómo identificar los trastornos alimenticios?

Para reconocer un trastorno alimenticio primero debemos saber que la persona que lo padece podría ser la última en reconocerlo y aceptarlo. Recuerda que se trata de condiciones que suelen tener un origen mental.

Algunas señales que pueden alertarte sobre este tipo de trastornos son:

  • Se pueden observar alteraciones en la conducta y la más frecuente en el caso de la anoexia y druncorexia es el negarse a comer cualquier cosa, o ingerir siempre porciones muy pequeñas.
  • Las personas con trastornos alimenticios suelen evitar las comidas familiares, fiestas, reuniones o encuentros con amigos donde existe la probabilidad de que haya comida.
  • La pérdida de peso abrupta, y sin causa aparente, también es un indicio alarmente que puede denotar un trastorno de fondo.
  • Caída de cabello, ausencia del ciclo menstrual y cambio del color y la textura de piel son indicios claves de falta de hidratación y carencia de nutrientes.
  • Obsesión desmedida por el ejercicio que puede evidenciarse en personas que van al gimnasio durante muchas horas al día.
  • El trastorno de vigorexia se puede percibir cuando se ingiere una cantidad ilimitada de complementos y sustancias que alteran el metabolismo para tener más músculos. Esto puede generar alteraciones de humor como efecto colateral.

Descubre también: Sobrecarga muscular: ¿qué es y cómo evitarla?

Posibles repercusiones

Los trastornos alimenticios pueden tener repercusiones negativas en la salud física y mental de las personas, así como en su vida social, laboral y familiar.

La salud bucal es una de las más afectadas con este tipo de trastornos. Se puede presentar sangrado de encías, resequedad e inflamación. Además y debido a los vómitos frecuentes, los dientes pueden verse seriamente afectados.

También se pueden presentar complicaciones que redunden en:

  • Anemia
  • Debilidad muscular
  • Deshidratación severa
  • Fatiga general
  • Disminución de le frecuencia cardíaca
  • Osteoporosis
  • Depresión y suicidio

Descubre también: Depresión: tipos y síntomas de esta enfermedad silenciosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *