Calambres musculares: posibles causas y prevención

Los calambres musculares son contracciones o espasmos involuntarios que pueden ocasionar un dolor intenso por varios segundos e incluso minutos.

Aunque los calambres pueden presentarse en cualquier músculo del cuerpo, son más comunes en las pantorrillas, los muslos y los pies. Frecuentemente se manifiestan durante la noche, cuando el cuerpo está en reposo, o después de una rutina de ejercicio.

Generalmente los calambres musculares son inofensivos y desaparecen por sí solos. Sin embargo es recomendable que acudas a un médico si son muy frecuentes, excesivamente dolorosos o si vienen acompañados por hinchazón y enrojecimiento.

Causas de calambres musculares

Las causas más comunes que desencadenan los calambres musculares son:

  • Uso excesivo del músculo: suelen presentarse después de realizar actividad física vigorosa con gran esfuerzo muscular.
  • Deshidratación: cuando los nervios de los músculos no tiene suficiente agua se tornan hipersensibles y se contraen involuntariamente.
  • Largos periodos de inactividad: por ejemplo, permanecer sentado por varias horas sin realizar pausas activas.
  • Embarazo: los calambres son una de las molestias más comunes en el embarazo y pueden ser causados por el estancamiento de líquidos en las piernas.
  • Deficiencia de magnesio, calcio y potasio.
  • Ingesta de algunos medicamentos como los diuréticos.

Descubre también: ¡Pilas! Estas son las consecuencias de la deficiencia de magnesio

¿Cómo evitar o prevenir los calambres?

Aunque no existe un consenso médico generalizado acerca de la prevención de los calambres, se recomienda actuar sobre sus causas con cambios en el estilo de vida:

  • Bebe abundante líquido (2 litros de agua al día)
  • Realiza 5 minutos de estiramiento antes y después de entrenar.
  • Estira suavemente los músculos antes de dormir (si presentas calambres nocturnos).
  • Evita el sedentarismo. Realiza pausas activas en tu jornada laboral.
  • Ingiere alimentos ricos en calcio y magnesio.
  • Controla el color de tu orina para saber si estás deshidratado (muy amarilla es mal síntoma)

Descubre también: Recomendaciones para un buen estiramiento después de entrenar

#OjoAlDato

En muy pocos casos, los calambres pueden estar relacionados con otras enfermedades como arterioesclerosis, vena varice y estenosis lumbar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *