Glaucoma: la enfermedad que puede quitarte la visión

El glaucoma es una enfermedad que afecta el nervio óptico del ojo y puede ocasionar la pérdida definitiva de visión, aunque de manera gradual.

Este enfermedad se presenta cuando aumenta la presión de líquido en la parte delantera del ojo, lesionando el nervio óptico, el cual es vital para una buena salud visual.

El glaucoma suele presentarse con mayor frecuencia en adultos mayores, sin embargo cualquier persona puede llegar a padecerlo.

El tipo más común de glaucoma no presenta síntomas evidentes, por lo que resulta normal que las personas solo detecten esta enfermedad en su etapa avanzada.

Por ello se recomienda la realización de exámenes visuales periódicos para detectar cualquier anomalía. 

Descubre también: Problemas visuales en los niños: señales para detectarlos

Tipos de glaucoma y síntomas

Glaucoma de ángulo abierto

Es el tipo más común de glaucoma y se presenta cuando se obstruyen los canales de drenaje del ojo, debido a un bloqueo de la malla trabecular, provocando un aumento de la presión ocular.

Esta forma de glaucoma evoluciona de manera lenta y sin ningún tipo de dolor, sin embargo algunos síntomas de alerta que pueden presentarse son:

  • Puntos ciegos en la visión lateral o central.
  • Visión de túnel (un solo punto de visión escasa)

Glaucoma de ángulo cerrado

Se produce cuando el iris crece hasta estar muy cerca del ángulo de drenaje del ojo por lo que el liquido no puede circular de forma óptima y se aumenta la presión.

Algunos de sus signos de alerta son:

  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Náuseas y vómitos
  • Ver anillos o aureolas alrededor de las luces.

Factores de riesgo de glaucoma

Aunque el glaucoma puede presentarse en cualquier persona y a cualquier edad, algunos factores que aumentan el riego de su aparición son:

  • Tener enfermedades oculares como miopía.
  • Haber tenido alguna lesión ocular.
  • Haberse sometido a una cirugía ocular.
  • Tener antecedentes familiares de glaucoma.
  • Ser mayor de 60 años.
  • Tener presión ocular elevada.

Descubre también: Accidente cerebrovascular: síntomas y prevención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *