5 razones para comer una naranja al día

5 razones para comer una naranja al día

Última actualización: 21 agosto, 2020

La naranja es una fruta cítrica muy popular en las cocinas de todo el mundo y cuenta con un perfil nutricional que aporta grandes beneficios a la salud humana.

El origen de las naranjas es incierto, pero se cree que se cultivaron por primera vez en China o Japón hace más de 800 años, que son un cruce entre un pomelo y una mandarina y que fueron introducidas en América por Cristobal Colon.

Lo cierto es que actualmente se cultivan en prácticamente todo el mundo y su producción alcanza los 68 millones de toneladas, principalmente en Brasil y Estados Unidos. Esta producción se destina principalmente al jugo concentrado congelado.

Descubre también: Después de leer esto, querrás cocinar más en casa

Información nutricional

De acuerdo con el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) una naranja mediana de 131 gramos, contiene aproximadamente:

  • 62 calorías
  • 15 g. de carbohidratos de los cuales 3 gramos son fibra y 12 azúcares naturales
  • 1 g. de proteína
  • 0 g. de grasa
  • 0 mg. de sodio
  • 52 mg. de calcio
  • 285 mg de potasio

Además, una naranja contiene cerca de 69,7 mg de vitamina C, lo que se traduce en más del 90 % de la ingesta diaria recomendada de este nutriente.  La naranja también contiene pequeñas cantidades de folato y vitamina B1.

Descubre también: ¿Por qué es importante la vitamina C? (y dónde encontrarla)

5 beneficios asociados al consumo de naranja

naranja partida por la mitad

1. La vitamina C de la naranja funciona como un antioxidante dentro de tu cuerpo por lo que ayuda a combatir el efecto de los radicales libres que originan la oxidación celular. De esta forma el consumo regular de alimentos ricos en vitamina C puede contribuir a retrasar el envejecimiento y prevenir diferentes enfermedades degenerativas. (1)

2. Comer naranja ayuda a mejorar la absorción de hierro debido a su alto contenido de vitamina C. Esto es especialmente importante para personas que siguen una alimentación vegana o vegetariana ya que el hierro que proviene de fuentes vegetales resulta más difícil de absorber que el de fuentes animales. Otras personas con riesgo de deficiencia de hierro son por ejemplo las mujeres embarazadas. (2)

3. La naranja también contiene pequeñas cantidades de folato, el cual es usado por el cuerpo para una gran variedad de funciones vitales y es comúnmente conocido por su papel durante el embarazo ya que contribuye al crecimiento y desarrollo fetal. Algunos estudios han demostrado que el consumo suficiente de folato en el embarazo puede ayudar a prevenir defectos del tubo neural y reducir el riesgo de parto prematuro y de diferentes anomalías congénitas (3).

4. Tanto la vitamina C como el potasio presentes en las naranjas pueden contribuir (en el contexto de una alimentación balanceada) a regular la presión arterial (4) (5). Además, los compuestos polifenólicos presentes en cítricos parecen tener un efecto protector ante la enfermedad coronaria. (6)

5. Las naranjas también son bajas en calorías por lo que pueden formar parte de una alimentación orientada al control de peso y al pérdida de grasa, sin embargo debes tener en cuenta que cuando se consumen en forma de zumo su contenido calórico (y de azúcar) aumenta en proporción al número de naranjas utilizadas.

¿Cómo incluir más naranjas en tu alimentación?

mujer cortando naranjas

Al seleccionar las naranjas asegúrate de que sean pesadas (esto significa que hay más jugo adentro) y revísalas bien para descartar aquellas que tenga arrugas en su cáscara o moho.

A continuación te damos algunas ideas para su consumo:

  • Cómela entera y aprovecha así el máximo de sus beneficios
  • Agrega el zumo de naranja a tus aderezos para ensaladas.
  • Úsala como ingrediente para aportar más sabor a tus salsas.
  • Incluye la ralladura de naranja en postres y tortas.

Descubre también: Si la vida te da limones… ¡descubre sus enormes beneficios!