Después de leer esto, querrás cocinar más en casa

Después de leer esto, querrás cocinar más en casa

Última actualización: 12 agosto, 2020

Cocinar en casa es una poderosa herramienta que puede ayudarte a prestar mayor atención a tu alimentación y por consiguiente a mantener una salud óptima, controlar tu peso y prevenir diferentes dolencias y enfermedades.

Lamentablemente esta es una práctica que ha sido desplazada en numerosas familias debido a la creciente facilidad de comer en restaurantes, pedir a domicilio o comprar alimentos precocinados.

A esto se le suma que el crecimiento y comportamiento mismo de las ciudades exigen que sus habitantes tengan una mayor capacidad de planificación y, entre tantas ocupaciones, la comida se ha convertido en una “prioridad” bastante olvidada.

En Viva mi Salud hemos reunido 6 poderosas razones por las que deberías empezar a cocinar más en casa en pro de tu salud.

Descubre también: Paso a paso para congelar vegetales y frutas

1. Eliges la calidad nutricional de tus comidas

mujer cortando pechugas

Al comer en restaurantes tienes muy poco control sobre la calidad de ingredientes que agregan a las comidas, las cuales generalmente (siempre hay excepciones) suelen tener grandes cantidades de sodio, grasas dañinas, azúcar y harinas refinadas.

Recuerda que cada alimento impacta de formas diferentes en tu metabolismo y en tu salud, y por consiguiente es muy importante que solo comas “para llenarte” sino que comas “para nutrirte”.

Teniendo esto en cuenta, cocinar en casa te permitirá elegir con conciencia los ingredientes que añadirás a tus preparaciones, lo cual puede marcar una gran diferencia en tu salud y la salud de tu familia.

2. Controlas las cantidades

mano de mujer eligiendo un huevo

La cantidad de tus comidas importa y esto aplica para personas con problemas de bajo peso, sobrepeso y obesidad, pero también para quienes quieran en general mantener una salud y un rendimiento óptimo.

Tu cuerpo está diseñado para funcionar día a día con una cantidad de nutrientes y calorías, y cuando tu alimentación está muy por debajo o muy por arriba de estos requerimientos naturalmente se crea un desbalance que repercute en tu salud de diferentes maneras.

Normalmente cuando comes en restaurantes, no puedes controlar las cantidades o el tamaño de las porciones. Y aunque no necesitas contar calorías, sí debes aprender a comer de acuerdo con tus necesidades y prestando atención a tus señales de saciedad.

3. Te conectas con los alimentos

mujer lavando frutas

Muchas personas están acostumbradas a ver los alimentos como una necesidad biológica o como algo que simplemente merecen tras haber pagado un precio por ellos, y aunque todo esto es cierto, los alimentos también son tu mejor medicina y por consiguiente deberías ocuparte en mejorar tu relación con ellos.

Cuando cocinas en casa y participas en el proceso de principio a fin (desde comprar tus alimentos hasta comerlos), te pones en sintonía con la comida, te haces más consciente de sus características nutricionales y enfocas tu atención en la maravillosa experiencia de comer.

Descubre también: Mindful eating: el arte de estar presente al momento de comer

4. Entrenas tu creatividad

mujer decorando muffins

En un mundo en el que todo está listo para comprar y llevar, la creatividad es una habilidad cada vez más relegada. Sin embargo, al cocinar en casa puedes sumergirte fácilmente en un proceso creativo que seguramente alimentará también tu mente y tu espíritu.

Al principio tal vez tengas que recurrir a ideas en internet o en libros de receta y eso está bien, pero con el tiempo te darás cuenta que tu propia intuición e imaginación te irán guiando para experimentar con diferentes sabores y texturas.

Tu renovada capacidad de crear (creatividad) se podrá extrapolar a diferentes ámbitos de tu vida y te beneficiará de formas inimaginables.

5. Te conectas con tu familia

familia cocinando

Cocinar en casa también es una oportunidad para conectar o reconectar con tu pareja, tus hijos, tus amigos y demás seres queridos al confluir en un espacio sano de convivencia y creatividad.

Así que si llevas un ritmo de vida cargado de ocupaciones que te deja poco tiempo para la vida social, cocinar puede convertirse en la excusa perfecta para hacer algo productivo y saludable, al tiempo que fortaleces tus redes de apoyo.

Involucrar a los más pequeños de la casa en el proceso de cocinar también puede hacer que se despierte en ellos el interés por la alimentación saludable.

6. Te relajas y pones freno al estrés

mujer picando verduras

No puedes controlar las situaciones estresantes que suceden en tu día a día, pero sí puedes controlar las estrategias que usas para poner un freno al estrés y volver a la calma, y una de esas estrategias es precisamente la de cocinar en casa.

Haz que cocinar sea todo un ritual relajante, pon música, toma unas respiraciones conscientes antes de empezar y despeja tu mente para concentrarte en los alimentos y en cada fase de su preparación.

De esta manera tu mente encontrará un lugar seguro y tranquilo en medio de tantos pensamientos cargados de preocupación o patrones negativos.

Descubre también: Los estragos del estrés sobre tu cuerpo