Píldoras anticonceptivas para el acné: ¿verdad o mito?

anticonceptivos acné

El acné es un padecimiento de la piel que ocurre por la obstrucción de los folículos pilosos que se tapan principalmente con grasa o con células cutáneas muertas.

Aunque existen algunos tratamientos efectivos, esta condición puede ser persistente y afectar el autoestima y la calidad de vida de quienes la padecen.

Uno de los métodos más populares y que se ha recomendado durante años para combatir esta afección en las mujeres, es el uso de anticonceptivos orales.

Sin embargo, aún existe mucha desinformación y mitos alrededor de este tratamiento.

¿Funcionan realmente los anticonceptivos para el acné?

Los anticonceptivos orales son una composición de estrógeno y progesterona, que pueden ayudar a regular el nivel hormonal y se consideran seguros para el tratamiento del acné en mujeres.

Sin embargo, estos deben ser debidamente prescritos por un dermatólogo, que inicialmente deberá determinar la causa y gravedad del acné en cada caso.

Además, debes tener en cuenta que el efecto de las pastillas sobre el acné puede tardar varios meses en manifestarse, por lo que debes ser constante con el tratamiento.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que el uso de este tipo de pastillas puede tener efectos secundarios, por lo que solo deberías acudir a ellas si también deseas usarlas como método antinconceptivo.

Algunos de estos efectos pueden ser: aumento de peso, sensibilidad en los senos y náuseas.

Descubre también: ¡Cuidado! Estos alimentos pueden provocarte acné

Ten cuidado en esos casos

Hay personas, que por su condición o estilo de vida, deberían evitar el uso de pastillas anticonceptivas como tratamiento para el acné:

  • Mujeres embarazadas
  • Jóvenes que no han alcanzado la pubertad
  • Quienes sufren de hipertensión
  • Quienes tienen antecedentes de enfermedades cardíacas
  • Quienes sufren o han sufrido de coágulos sanguíneos
  • Quienes tengan antecedentes de cáncer de mama

Otros consejos

Para combatir el acné también puedes hacer ciertos ajustes en tu dieta y estilo de vida, como: reducir la cantidad de grasas saturadas en la dieta, disminuir los azúcares libres e hidratos de carbono, y evitar los alimentos procesados.

Además, es necesario incluir el agua necesaria y mantener normas de higiene como la limpieza diaria con agua y jabón del área afectada. También se debe reducir la exposición al sol continuamente.

Descubre también: ¿Qué tan efectivos son los métodos anticonceptivos naturales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *