8 tips para reducir fácilmente el consumo de sal

La sal es un producto de origen mineral muy popular e incluso imprescindible en las cocinas de todo el mundo. Sin embargo, su ingesta elevada puede acarrear serios problemas de salud como la hipertensión.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el consumo de sal para una persona sin padecimientos de salud no debería superar los 5 gramos por día, lo que equivale a aproximadamente una cucharada de té.

Por otro lado, para las personas que sufren de hipertensión, la ingesta debe ser significativamente menor.

Descubre también: ¿Cómo afecta el exceso de sal tu salud?

Un problema de fondo

El sodio, que es el componente base de la sal de mesa, está presente en muchos otros productos que se consumen a diario y que pasan desapercibidos a nuestros ojos y paladar. Es por esto que la mayoría de las personas abusa de la sal sin ni siquiera darse cuenta.

Un porcentaje alto de sal se encuentra disfrazado en otras sustancias como el glutamato monosódico que está presente en los enlatados, nitritos y nitratos que se utilizan para conservar.

Descubre también: El 90 % de las marcas de sal están contaminadas con microplásticos

Consejos para reducir la sal

especias y condimentos

Al ser un elemento básico en la preparación de alimentos, reducir la sal puede resultar muy difícil, sin embargo aquí te ofrecemos ideas básicas y sencillas que pueden ser de gran ayuda:

1.No pongas saleros en la mesa. Esto evitará que los integrantes de tu familia tengan la tentación de añadir más sal a los alimentos servidos.

2. Reduce gradualmente la sal que utilizas para preparar los alimentos, así no sentirás el cambio abruptamente. Disminuye 1/4 de cucharada al día por cada semana.

3. Prefiere siempre comer en casa. La comida de la calle suele estar preparada con mucha sal para otorgar más sabor.

4. Evita al máximo las conservas, enlatados y alimentos procesados. Estos suelen contener grandes cantidades de sodio para su preservación.

5. Utiliza hierbas y especias para aliñar los alimentos y así obtener un buen sabor sin necesidad de mucha sal. Puedes usar orégano, tomillo, pimienta, curry, cebolla en polvo y ajo en polvo.

6. Opta por sal marina, la cual tiene un sabor más fuerte y te permitirá usar menos cantidad. Además este tipo de sal conserva una buena cantidad de minerales esenciales, a diferencia de la sal común.

7. Puedes optar por consumir la sal de especias que venden en los supermercados. Esta ya viene combinada con hierbas y especias, y contiene menos sal.

8. Acostúmbrate a leer la etiqueta de los alimentos y evita todos aquellos cuyo aporte de sodio sea elevado: quesos salados, snacks de paquete, caldos en cubo, mortadela, enlatados de atún, entre otros.

Descubre también: Ajo: propiedades y beneficios para tu salud

#OjoAlDato

  • La ingesta elevada de sal es un factor de riesgo para la hipertensión y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.
  • La mayoría de las personas consume el doble (o más) de la cantidad diaria recomendada.
  • De acuerdo con la OMS, cada año se podría evitar 2,5 millones de defunciones si el consumo de sal se redujera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *