Toma té de menta y olvídate de la digestión lenta

remedio digestion lenta

Las digestiones lentas son un padecimiento cada vez más común, producto de las malas prácticas de alimentación. Para combatirlas, puedes aprovechar los beneficios de algunos alimentos que se convierten en el mejor remedio natural.

La menta, por ejemplo, es una planta medicinal que resulta muy beneficiosa para aliviar molestias estomacales y mejorar la digestión en general.

Sin embargo, lo más importante es que comprendas el origen de tu dolencia para tratar la causa. Algunas de las más comunes son: comer sin un horario establecido, saltarse las comidas, ingerir comidas abundantes y pesadas, tomar medicamentos de control y consumir bebidas alcohólicas.

Los síntomas que pueden indicarte que estás presentando problemas digestivos son:

  • Sensación de estar lleno aunque hayan pasado horas después de comer,
  • Dolor abdominal
  • Gases estomacales
  • Reflujo
  • Desánimo total a la hora de comer.

Aunque muchas personas optan por tomar medicamentos para combatir la digestión lenta, debes recordar que estos pueden tener efectos secundarios para la salud del hígado y el estómago.

Es por ello que las infusiones naturales resultan una excelente opción para ayudarte a digerir los alimentos con mayor velocidad. Esto debido a que al tomar bebidas tibias, logras mantener o aumentar la temperatura del estómago y la digestión se puede realizar en un tiempo menor.

Muchas plantas se pueden recomendar para este propósito, tal es el caso de la manzanilla, la canela, la hierbabuena, el boldo y la menta.

Descubre también: Reflujo gastroesofágico: consejos prácticos para combatirlo

¿Cómo preparar la infusión de menta?

Existen dos formas de realizar la infusión de menta. Puedes adquirir la mezcla preparada y seca en sobres instantáneos, o puedes preparar tú mism@ el té a partir de la planta fresca. Esta segunda es la mejor opción.

Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • ½ cucharada de hojas de menta frescas o secas
  • Miel de abeja (opcional)

Preparación

  1. En una olla, pon a hervir la taza de agua.
  2. Cuando el agua esté en punto de ebullición, apaga el fuego.
  3. Agrega las hojas y tapa.
  4. Espera por aproximadamente 5 minutos, cuela y sirve.
  5. Lo ideal es que tomes la infusión la tomes caliente o tibia para obtener mejores resultados.

La miel de abeja la puedes emplear de modo opcional, si quieres endulzar la infusión.

Descubre también: Remedio natural para limpiar el colon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *