Hipertensión: factores de riesgo que debes evitar

Hipertensión: factores de riesgo que debes evitar

La hipertensión (presión arterial elevada) es una de las condiciones de salud crónicas más comunes y es a menudo conocida como “la asesina silenciosa” pues las personas pueden padecerla por años sin ni siquiera saberlo.

Pero aún sin síntomas o señales de alerta tempranas, la hipertensión va generando daño constante en las arterias y se convierte en un factor de riesgo intermediario para condiciones más graves como ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras enfermedades relacionadas con el corazón.

Esto es algo a lo que se debe prestar especial atención teniendo en cuenta que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Sin embargo, la OMS también es enfática en señalar y recordar que la mayoría de enfermedades cardiovasculares se puede prevenir actuando sobre factores de riesgo comportamentales que pueden detonar en hipertensión y en complicaciones serias de salud.

Es por esto que en Viva mi Salud te presentamos los principales factores de riesgo sobre los que puedes interferir para prevenir la hipertensión.

Descubre también:Aprende a medir tu presión arterial en 8 pasos

Factores de riesgo asociados con la hipertensión

hipertensión factores de riesgo

Dieta poco saludable

La alimentación es una pieza clave de un estilo de vida saludable y al mismo tiempo una poderosa herramienta que todos tenemos a nuestro alcance para prevenir diferentes dolencias y enfermedades, entre ellas la hipertensión.

Algunos hábitos alimenticios que, de acuerdo con la American Heart Association, pueden propiciar la aparición o complicación de la hipertensión son:

  • Consumo excesivo de sodio (y recuerda que el sodio no es únicamente la sal de mesa, sino que está presente en grandes cantidades en los productos ultraprocesados) (1) (2) (3)
  • Dieta alta en grasas trans y baja en grasas saludables.
  • Ingesta pobre de vegetales y frutas.
  • Ingesta excesiva de azúcares y harinas refinadas.

Descubre también: 6 alimentos con más azúcar de lo que pensabas

Sedentarismo

Se ha demostrado que la actividad física es una poderosa aliada para la salud del corazón y del sistema circulatorio en general, y por consiguiente el sedentarismo (inactividad física) se considera un factor de riesgo para desarrollar hipertensión.

Además, la falta de actividad física también aumenta el riesgo de sobrepeso, el cual como verás a continuación es otro factor de riesgo asociado a la hipertensión.

Sobrepeso u obesidad

El exceso de grasa corporal puede redundar en una presión adicional sobre el sistema circulatorio, pues entre más peses, más tendrá que trabajar tu corazón para bombear sangre y oxígeno a todos los tejidos de tu cuerpo.

Cabe mencionar que el sobrepeso también se considera un factor de riesgo para otras enfermedades cardíacas y para diabetes. (4)

Ingesta elevada de alcohol y de tabaco

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas también es un factor de riesgo para desarrollar hipertensión y además, puede desencadenar complicaciones si ya padeces esta enfermedad.

El tabaco también puede elevar la presión sanguínea y además, “los fumadores hipertensivos tienen más probabilidades de desarrollar formas graves de hipertensión”. (5)

Estrés

De acuerdo con la Clínica Mayo, los episodios de estrés recurrentes también pueden generar elevaciones temporales en tu presión arterial, lo que a largo plazo puede ocasionar daños serios en los vasos sanguíneos.

Además, el estrés puede conducir a conductas que aumentan el riesgo de hipertensión como son: fumar, beber alcohol y comer alimentos ricos en azucares y grasas dañinas.

Otros factores de riesgo no controlables

Existen otros factores de riesgo asociados a la hipertensión que no puedes controlar como:

  • Antecedentes familiares: esta es una enfermedad que tiende a ser hereditaria.
  • Edad: el riesgo de hipertensión aumenta con el paso de los años
  • Raza: esta condición suele ser más común en personas de origen africano.

Descubre también: Los estragos del estrés sobre tu cuerpo