¿Cómo respirar cuando corres?

Uno de los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta al momento de trotar o correr es la correcta respiración para evitar mareos por falta de oxígeno y otros malestares comunes.

Más allá de las zapatillas adecuadas, el reloj inteligente, el cortavientos o los suplementos energéticos; la respiración será fundamental para garantizar un óptimo rendimiento en tu entrenamiento.

¿Por la nariz o la boca?

Aunque los expertos recomiendan la respiración nasal porque permite filtrar el aire que se introduce a tu organismo, si respiras solo por la nariz te darás cuenta que el aire que entra a tu cuerpo no suple tus necesidades de oxígeno.

Por ello se recomienda alternar la inhalación nasal con la respiración por la boca, ya que esta última es más rápida y eficaz y por ende permitirá que el flujo de oxígeno sea mayor.

En climas fríos procura abrigar bien la garganta con una bufanda o un saco de cuello alto para evitar resfriados.

¿Cómo evitar el bazo o flato?

Uno de los dolores más incómodos y frecuentes que puede presentarse mientras corres es el llamado bazo o flato que se consiste en una punzada abdominal producida por espasmos en el diafragma y en los músculos.

Para evitar esta molestia debes regular tu respiración para proveer el oxígeno necesario a tus músculos. Además es importante realizar ejercicios para fortalecer tu diafragma.

Una vez aparezca el bazo, debes relajar la velocidad de tu zancada y respirar conscientemente desde el diafragma.

¿Cuál es el ritmo adecuado?

Algunos expertos recomiendan el ritmo 3:2 que se traduce en tres pasos por cada inhalación y dos pasos por cada exhalación.
Sin embargo debes encontrar el ritmo que más se acomode a tu entrenamiento, de acuerdo con la intensidad, la altura y tus condiciones físicas.

Descubre también: Así puedes mitigar el dolor muscular ocasionado por el ejercicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *