Asma: principales factores de riesgo

El asma es una enfermedad que afecta las vías respiratorias y que puede manifestarse con sensación de ahogo, dificultad para respirar, ruidos sibilantes y opresión en el pecho.

Según datos de la OMS, aproximadamente 235 millones de personas padecen asma y se trata de la enfermedad no transmisible más frecuente en los niños. Sin embargo la tasa de mortalidad más alta se presenta en los adultos mayores.

Cuando se presenta una crisis asmática, el revestimiento de los conductos respiratorias se inflaman obstruyendo la cantidad de aire que puede pasar por estas y dificultando como consecuencia la respiración.

Aunque en muchos casos el asma se puede presentar por una predisposición genética, existen algunos factores externos que pueden incrementar la posibilidad de desarrollar asma.

Factores de riesgo

  • Ácaros de polvo: parásitos microscópicos que viven en el polvo doméstico y pueden encontrarse en sábanas, alfombras y muebles, así como en la contaminación del aire o caspa de los animales de compañía.
  • Polen: Sustancia microscópica que diseminan plantas y árboles, y pueden generar alergia.
  • Humo del tabaco: el humo del tabaco contiene más de 250 productos químicos nocivos y más de 50 causan cáncer.
  • Agentes ocupacionales: irritantes químicos utilizados en lugares de trabajo tales como granjas, salones de belleza e industrias de manufactura.
  • Contaminación atmosférica: las personas que habitan en áreas urbanas altamente contaminadas son más propensas a desarrollar esta enfermedad.
  • Medicamentos: algunos fármacos como la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos o los betabloqueantes.
  • Cambios de clima: sobretodo en climas fríos y húmedos.

#OjoAlDato

-Evitar los factores de riesgo o desencadenantes del asma también es esencial para reducir su gravedad.
-La medicación y el tratamiento adecuado del asma permite que los pacientes tengan una buena calidad de vida.
-El asma no se puede curar, pero sí controlar.

Descubre también: Diabetes: señales que te ayudarán a detectarla a tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *