Claves para iniciar una dieta vegetariana

dieta vegetariana

La dieta vegetariana ha ganado cada vez más terreno en la sociedad actual,  pero más allá de ser una tendencia, se trata de una opción de alimentación que si se planifica adecuadamente puede redundar en el mejoramiento de la salud.

Ser vegetariano implica, como su nombre lo indica, dar prioridad a los alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Existen algunas variantes de esta dieta como son:

Lacto-vegetariana: en cuál se consumen también alimentos lácteos.

Ovolacto-vegetariana: con consumo de huevos y lácteos.

Vegana: excluye huevos, leche y miel de abeja.

Sea cuál sea la opción que quieras probar, debes tener en cuenta que la clave en esta dieta (como en todas) es incluir una gran variedad de alimentos que satisfagan las necesidades nutricionales de tu organismo. 

Descubre también: Dieta DASH: alimentación para controlar la presión arterial

Pasos para iniciarse en el vegetarianismo

Inicia con una dieta de transición

En la alimentación, como en la mayoría de cosas de la vida, es difícil implementar cambios drásticos de un día para otro.

Reducir o eliminar la ingesta de productos de origen animal puede alterar tu sistema digestivo, hará que te sientas débil y el hígado comenzará una etapa natural de limpieza.

Debes tenerle paciencia a tu cuerpo hasta se adapte a los nuevos hábitos alimenticios. En cuestión de semanas las sensaciones molestas desaparecerán.

Investiga sobre alimentos sustitutos

Este punto es especialmente importante, sobre todo en el tema de las proteínas.

Un aspecto muy controversial y atacado por los “opositores” al vegetarianismo es el bajo consumo de proteína, un nutriente esencial cuyas principales fuentes alimenticias son las carnes, pescados y lácteos.  

Sin embargo, debes tener en cuenta que existen muchos alimentos de origen vegetal que son ricos en proteínas y cuya composición resulta igual o más beneficiosa pues no aportan grandes cantidades de grasas saturadas y colesterol. Un ejemplo de esto son las legumbres y las oleaginosas.

Descubre también: Fibra alimentaria: ¿qué es y por qué es importante?

Modifica tus horarios de comida

Algunas personas, cuando inician una dieta vegetariana, sienten hambre con mayor frecuencia. Esto debido a que una dieta compuesta por mayoría de frutas y vegetales es más frugal que una omnívora y la digestión será realizada en un lapso menor.

Si este también es tu caso, te recomendamos que planifiques cinco comidas al día para que incluyas snacks saludables que ayuden a calmar la ansiedad. Puedes optar por frutas o frutos secos.

No desesperes 

Otra situación que puede resultar compleja al principio es el sentimiento de no poder comer nada. Te preguntarás con frecuencia: ¿y ahora qué comeré?

Tranquil@, el éxito de la dieta vegetariana radica en la diversidad de opciones y de alimentos que existen. Prueba nuevas recetas, investiga sobre la preparación de los vegetales y granos. Verás que hay miles de opciones a escoger.

Descubre también: Tips para preparar ensaladas más saludables

#OjoAlDato

Si tienes algún padecimiento o patología, consulta a un experto antes de hacer cambios drásticos en tu dieta.

Una dieta vegetariana bien estructurada puede satisfacer perfectamente las necesidades nutricionales en las personas de cualquier edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *