Cardio en ayunas: ¿la mejor forma de quemar grasa?

Es bien sabido que el ejercicio cardiovascular es una de las herramientas más poderosas que tienes a tu alcance para quemar grasa, sin embargo hay diferentes factores que influyen en su efectividad.

El cardio en ayunas, por ejemplo, es uno de los temas más debatidos entre nutricionistas, entrenadores e influenciadores de la vida fitness. Hay quienes defienden esta práctica enfáticamente, pero también muchos otros que insisten en resaltar sus posibles desventajas y riesgos.

Quienes defienden el cardio en ayunas se basan en que al despertarte tus niveles de glucosa en sangre e insulina están bajos, lo cual se convierte en un ambiente interno óptimo para la quema de grasa.

Esto se debe a que, al no tener sus reservas de glucógeno (la forma en que se almacenan los carbohidratos) llenas, tu cuerpo acudirá a la grasa como fuente de energía para llevar a cabo la actividad física.

Descubre también: Rutina de cardio para quemar calorías

Las posibles desventajas

Aunque en teoría el cardio en ayunas es una herramienta efectiva para la quema de grasas, debes realizarlo de forma moderada y durante máximo 40 minutos.

Si le exiges mucho a tu cuerpo y te excedes en estas recomendaciones, es probable que tu organismo deba desgastar músculo para obtener más energía, lo cual afectará tu composición corporal.

Además, entrenar con mucha intensidad en ayunas puede provocarte debilidad, mareos y descompensación.

Un último aspecto que debes considerar es que en ayunas tu cuerpo no rendirá de forma óptima. Así que si piensas hacer cardio en ayunas y después realizar tu rutina de pesas, probablemente no obtengas un buen desempeño.

Recomendaciones que debes tener en cuenta

Si tu objetivo con el entrenamiento es únicamente quemar grasa, el cardio en ayunas puede ser un método seguro, siempre y cuando lo realices de la forma adecuada y sin excederte.

Sin embargo, si buscas aumentar masa muscular, el entrenamiento en ayunas no es lo más recomendable ya que no tendrás la misma energía ni resistencia para realizar de forma óptima tus rutinas de pesas o de fuerza.

Si optas por realizar cardio en ayunas, debes ingerir una comida balanceada en proteínas y carbohidratos justo después de terminar tu entrenamiento.

Descubre también: Cardio: ¿antes o después de entrenar?

Conclusión

El cardio en ayunas no es ni bueno ni malo, es simplemente un método más que puedes poner en práctica siempre y cuando tengas en cuenta las recomendaciones de no excederte en tiempo ni intensidad.

Recuerda que cada cuerpo es diferente y por ello es importante que pruebes y observes las reacciones de tu cuerpo ante cada tipo de entrenamiento.

Descubre también: ¿Caminar adelgaza? Aquí te contamos la verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *