Esclerosis múltiple: identifica los primeros signos de alerta

esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso que afecta directamente al cerebro y la médula espinal, y que puede provocar discapacidades de diferente gravedad.

Reto Abdomen Plano
Reto Abdomen Plano

Esta enfermedad se presenta cuando el sistema inmunitario ataca la mielina o el material que recubre y protege las células nerviosas, lo que ocasiona problemas en la comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Las mujeres son más propensas (casi el doble) a desarrollar esclerosis múltiple que los hombres, aunque no se conoce el motivo de esta tendencia. Esta condición suele iniciar entre los 20 y los 40 años, pero también puede aparecer en otras etapas de la vida.

Sus causas exactas son desconocidas, pero la comunidad médica coincide en que puede tratarse de una enfermedad autoinmune.

Una esclerosis múltiple no detectada a tiempo y sin tratamiento adecuado, puede redundar en diferentes complicaciones como:

  • Parálisis
  • Rigidez muscular
  • Espasmos
  • Depresión
  • Epilepsia
  • Problemas intestinales

Aunque se trata de una enfermedad sin cura, un diagnóstico temprano puede ralentizar el daño al cerebro y la médula espinal, y mitigar las complicaciones.

Descubre también: Depresión: tipos y síntomas de esta enfermedad silenciosa

Signos de alerta

Los primeros síntomas de esta enfermedad varían de acuerdo con la gravedad de la lesión sobre los nervios.

Sin embargo, los más comunes son:

  • Visión doble
  • Entumecimiento de las extremidades
  • Hormigueo en el cuerpo
  • Temblores
  • Pérdida de equilibrio
  • Sensación de descargas eléctricas
  • Balbuceo
  • Fatiga

Si presentas alguno de estos síntomas y no has sido diagnosticado con otra enfermedad que pueda generarlos, debes acudir inmediatamente al médico para descartar esclerosis.

La confirmación de esta enfermedad puede realizarse a través de una resonancia magnética, una prueba de impulsos nerviosos o un examen de líquido de la médula espinal.

Descubre también: Parkinson: primeros signos de alerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *