Día 2 – “7 días sin carnes procesadas”

Bienvenid@ al DÍA 2 del reto “7 días sin carnes procesadas”. Este es un cambio que sin duda alguna tendrá repercusiones muy positivas sobre tu salud y sobre el control de tu peso.

En el DÍA 1 vimos que una de las razones para evitar el consumo de carnes procesadas, es precisamente porque han sido clasificadas como cancerígenas por la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, esta no es la única razón. Resulta que las carnes procesadas, pese a su aporte de proteína, también tienen componentes nutricionales que pueden ser perjudiciales y contraproducentes si estás intentando llevar una dieta más saludable y equilibrada.

¿En qué consiste el DÍA 2 del reto?

En este segundo día del reto vas a buscar un empaque de una carne procesada que tengas en tu refrigerador o en el super más cercano, y vamos a analizar juntos las razones por las que deberías dejar de consumirlas.

Lo primero que podemos notar al analizar la etiqueta nutricional de uno de estos productos es que tienen alto contenido de grasas, dentro de las que se encuentran las saturadas, cuyo consumo en exceso está asociado con un mayor riesgo cardiovascular.

También podemos evidenciar que tienen una elevada presencia de sodio, un mineral que es necesario en pequeñas cantidades, pero cuya ingesta elevada está relacionada con una mayor propensión a desarrollar hipertensión. Recuerda que para que un producto sea considerado bajo en sodio deben tener menos de 140 mg por porción.

Y todo esto sin mencionar la gran cantidad de sustancias químicas que están presentes en estos productos, como el nitrito de sodio usado para conservar su sabor y color.

También contienen otros conservantes (estabilizantes, anticompactantes y acentuadores de sabor) como el polémico glutamato monosódico, cuyos efectos adversos se siguen estudiando.

Así que tu reto de hoy es llenarte de más y más razones para dejar de forma definitiva este tipo de carnes y compartir esta información con alguien que también la necesite.

Te puede interesar: ¿Qué es glutamato monosódico y por qué debes evitarlo?