Tips para mejorar tus hábitos alimenticios en la oficina

comer en la oficina

En promedio las personas pasan 8 horas al día en su jornada laboral y por eso es tan importante considerar los hábitos de alimentación que se tienen en el lugar de trabajo.

El estrés, el cansancio, la carga laboral, la influencia de los compañeros y las famosas meriendas compartidas son algunos de los factores que pueden redundar en decisiones desacertadas en cuanto a la alimentación.

Además, debes recordar que los buenos hábitos alimenticios también tienen que ver con la disposición que tienes frente al acto de comer, el tiempo que dedicas a disfrutar de cada bocado y tu estado emocional al momento de alimentarte.

Así que si realizas una o más de tus comidas diarias en tu oficina, te recomendamos tener en cuenta los siguientes tips:

1.Olvídate de la máquina expendedora

Si en tu oficina o empresa hay una de esas máquinas expendedoras que te arrojan snacks de todo tipo, sabor y color, por favor pasa de ellas.

Al menos el 90 % de los productos que encontrarás allí son altos en conservantes, azúcares, sodio, saborizantes y colorantes artificiales.

2. Café sin azúcar, gracias

Sabemos que el café puede resultar esencial para afrontar una dura jornada laboral, sin embargo siempre consúmelo sin azúcar.

Pídelo suave, esto te puede ayudar mientras te acostumbras a su sabor original.

También puedes llevar contigo un tarro o sobre de stevia natural y agregar unas gotas al café negro.

3. Retira el típico recipiente de dulces

Si tienes un recipiente de dulces para ofrecer a tus clientes cuando llegan a tu oficina, retíralo o cámbialo por uno de frutas.

Así evitarás caer en la tentación cada vez que tengas antojos o hambre.

4. Lleva tu botella de agua

Recuerda beber al menos 2 litros de agua al día para mantenerte hidratad@ y garantizar un óptimo funcionamiento de tu organismo. Además, el agua te aportará saciedad y mitigará los deseos de picar entre horas.

5. Planifica tus meriendas

Si sueles merendar o hacer colaciones, planifica tus comidas y lleva siempre contigo una opción saludable: una fruta, frutos secos, yogur griego, bastones de verduras, etc…

6. No comas en el escritorio

Cuando comes rodeado de distracciones o mientras trabajas, es más factible que te excedas en las cantidades sin darte cuenta.

Además, comer con conciencia hace parte de mejorar tu relación con los alimentos.

7. Dedica al menos 20 minutos al acto de comer

Si almuerzas en tu lugar de trabajo, reserva siempre al menos 20 minutos para que puedas masticar varias veces y comer despacio. Recuerda que este es el tiempo aproximado que tarda tu cuerpo en registrar la sensación de saciedad.

Descubre también: 5 alimentos que te impiden perder grasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *